La condición de Puerto Rico es critica, espeluznante

 

i

Éste no es el mismo Puerto Rico de hace diez años ni mucho menos de hace veinte años. Aquí se lleva hablando durante mucho tiempo de una crisis económica, pero las cosas hay que llamarlas por lo que son, esto no es una recesión, esto es una Gran Depresión, y gran se queda corta, esto ya pasó a una Gigantesca Depresión Económica.

Si miramos hace apenas diez años, el entonces gobernador llamado Aníbal Acevedo Vilá entró a un gobierno donde pagábamos un 0% de IVU, y durante su administración nos puso de golpe y porrazo un 7% de impuesto a las ventas, aumentó peajes de carretera y cogió préstamos como ningún otro gobernador había hecho en la historia. Fue una administración como nunca habíamos visto, ni nuestros padres que crecieron con abundancia y crecimiento económico en los años 50s, 60s y 70s.

Obviamente él (Acevedo Vilá) no fue reelegido, entonces del partido contrario entró Luis Fortuño, el mismo que abogaba por pedir la estadidad con los Estados Unidos y su esposa pidió Ciudadanía Española como hacen los artistas y millonarios, bueno, ellos son millonarios. El caso es que Fortuño despidió a miles y miles de empleados del gobierno, alrededor de 30,000 y lo peor, nos mandó a TODOS a la fila del CRIM para exprimirnos dinero por tener nuestras casas, porque eso es un lujo en Puerto Rico, más cuando él tenía literalmente una Fortaleza para vivir pagada con nuestro dinero. Quizás pensó que tenemos buenos puentes en la carretera para vivir debajo de ellos.

i1 Pero eso no era lo peor todavía, Fortuño no revalidó, igual que Acevedo Vilá, igual que Sila Calderón e igual que tampoco revalidará el actual gobernador Alejandro García Padilla. Como cuestión de hecho los jóvenes que irán a votar por primera vez en las próximas elecciones, jamás conocieron un gobernador que durará más de un termino. Pues el actual gobernador García Padilla puso más impuestos que sus dos homólogos anteriores combinados, de un 7% de IVU lo llevó a un 11.5% y como no existen los medios centavos se redondea a 12%, la gasolina la puso por los cielos, puso tantos impuestos nuevos que yo necesitaría el artículo completo para nombrarlos, fueron más de cien (100) impuestos nuevos sin exagerar. Y encima le quitó o redujo los beneficios de retiro a todos los empleados del gobierno.

La situación es extrema, la isla de Puerto Rico que es un territorio de los Estados Unidos, cuando fue invadida por ellos se encontraba en una situación de franco crecimiento. España tenía a un Puerto Rico que de 100,000 personas a principios del Siglo 19, pasó a prácticamente un millón de personas al final del Siglo 19. Eso fue un crecimiento de un 100% por década, o sea, que la gente se duplicaba cada diez años. Se construyeron puentes, hospitales, escuelas, se construyó un tren, fue una época de industrialización donde se le dio forma a todos los pueblos tal como los vemos hoy en día. Fue la época española de Puerto Rico donde se construyó el Hospital Pavía y se inventó el Ron Don Q allá en Ponce.

Hoy vemos un escenario totalmente opuesto, hoy los puertorriqueños no inventamos ninguna industria porque para ser industrial tienes que ser gringo americano, así son las leyes, para ellos subsidios de nuestro bolsillo y para nosotros un cobro de un 200% comercial. Hoy la población ya no se duplica como en los 1800s cuando España nos abolió la esclavitud, hoy bajo los Estados Unidos todos los días abandonan la isla doscientos (200) puertorriqueños. El saldó será que durante este solo cuatrienio de García Padilla habrán huido de Puerto Rico casi trescientos mil (300,000) puertorriqueños.

Y a ese escenario es al que nuestro sistema llama “difícil”, señores, con tanto impuesto y con la basura que pagan en Puerto Rico esto no es difícil, esto es IMPOSIBLE. Así no se construye un país, usted no crea universidades para que el 80% estudiantes se lleven nuestros recursos en sus cabezas para enriquecer a otro país. Usted no invierte en una podadora de césped cuando usted no tiene un patio.

Puerto Rico necesita reestructurarse, y esa reestructuración necesita ser hecha en sus cimientos, que no es otra cosa que su gente, un cambio de mentalidad es obligado. Se necesita despolitizar la educación y dejar de usar la clase de Estudios Sociales para diseñar zombis irreflexivos. Nuestra generación se perdió, pero no tenemos que condenar a las próximas generaciones.

demagogo

Compartir
Artículo anterior¡Adiós Chávez!
Artículo siguienteOla Azul Marina
Hispanista revivido.

Deja un comentario