Buenos días, Palmaris quemados, ardidos e incluso chamuscados.

 

Barcelona arde en la noche
como en “La ciutat cremada”,
mientras Ada, embelesada,
jalea a tanto fantoche.
Y no se le oye un reproche
a los vándalos golpistas,
que encima llaman fascistas
a sus víctimas, con saña,
porque no hay nadie en España
que la testa les desmoche.

 

Muchas felicidades para Erik Vikinga.

Salud para la niña de Lewis Carroll y para la hija de Ines y pronta recuperación de Miguel y del gran Gandalf del Rif.

Mañana nubladita en Valencia. Sit tibi dies levis.

Deja un comentario