La decimilla: ¡Menos mal que no canta!

Buenos días, Palmaris musicados, gateados e incluso aperreados.

Es tonto y habla en pijés,
enfrenta perros y gatos
con chascarrillos baratos
y horteradas de prusés.
Le sale todo al revés,
pues, cada vez que aparece,
el voto a Pablemos crece,
el voto al PP se espanta
y menos mal que no canta,
la música lo agradece.

Salud y pronto para la niña de Lewis Carroll, para la hija de Ines, para Miguel Bosch y para el gran Gandalf del Rif.

Nada de clima en Valencia.

Sit tibi dies levis.

Hispanista revivido.