Buenos días, Palmaris navajeados, zaheridos e incluso acuchillados.

 

Los cuchillos cachicuernos
refulgen en plena noche,
se blanden a troche y moche
y ensangrentan los infiernos.
Están buscando jodernos,
pero en su circo bajuno
sólo puede quedar uno
y en la cruenta batalla,
sólo quedará Soraya
en el lugar oportuno.

 

Muchas felicidades para Jose Chamberi Ignacio.

Salud para la niña de Lewis Carroll

Nubes y claros en Valencia.

Sit tibi dies levis.

Deja un comentario