Buenos días, Palmaris mosqueados, incrédulos e incluso suspicaces.

 

A cencerros bien tapados
se han recluido en silencio
y los gestos que presencio
son rictus disimulados.
Ya habrá pactos bien pactados
y sillones a subasta
para encumbrarse en la casta
y, cuando nos enteremos,
todo nos lo tragaremos
y se llevarán la pasta.

 

Salud y pronto para Ruth, para Izaskun, para Martín, para Miguel y para el gran Gandalf del Rif.

Nada de clima en Valencia.

Sit tibi dies levis.

Deja un comentario