Durante los trabajos de la  XXI Sesión del Comité de Cooperación Empresarial Cubano-Español la semana pasada se firmó un ‘plan de trabajo’ hasta el año 2017 para fomentar las relaciones económicas bilaterales

 

El programa traza acciones con el objeto de profundizar el intercambio de información y los vínculos entre las comunidades empresariales de los dos países, a la vez que respalda el estrechamiento de lazos comerciales y en el ámbito de las inversiones.

La apertura de la reunión, en el Salón 1930 del Hotel Nacional de Cuba, estuvo encabezada por Rodrigo Malmierca, ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de la Isla, así como también por otras autoridades nacionales y altos funcionarios de la delegación empresarial procedente del país ibérico.

Juan González, presidente de la sección cubana del Comité bilateral, destacó la labor de ese instrumento que por más de dos décadas ha facilitado la inserción del empresariado español en el mercado antillano y estimulado a los nacionales a posicionar nuevos productos en el país europeo.

Según González, durante las dos jornadas de reunión se desarrollará un seminario de gestión en el sector portuario, considerado modelo de éxito en España, y se presentará a la parte ibérica la Cartera de Oportunidades para la inversión extranjera en Cuba.

En representación de la sección española, Modesto Piñeiro destacó el interés en aumentar las relaciones económicas con la Mayor de las Antillas, además de las potencialidades de numerosas empresas hispanas en sectores clave para el desarrollo.

El titular cubano del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, por su parte, destacó la importancia de estos encuentros en el contexto del proceso de actualización del modelo económico cubano.

En dicho escenario, Cuba dispone de una nueva Ley de Inversión Extranjera con incentivos y garantías, además de otros atractivos para insertarse en el mercado cubano, abundó Malmierca, quien expresó el interés de diversificar los socios comerciales de la Isla.

También presente en la inauguración del foro, Jaime García-Legaz, secretario de Estado de Comercio de España, se refirió a la renegociación de la deuda cubana con los acreedores del Club de París y de forma bilateral con su país, lo cual asegura mejores condiciones para diversificar e incrementar los negocios.

El alto funcionario europeo distinguió igualmente la apertura de respaldos financieros para las entidades españolas interesadas en realizar operaciones comerciales con la Isla.

De acuerdo con García-Legaz, al cierre de 2015, el intercambio comercial entre Madrid y La Habana superó los mil millones de euros, con un crecimiento del 15 por ciento con respecto a 2014, hecho que habla del positivo estado de los nexos en el sector económico.

España es el tercer socio comercial de Cuba, por detrás de Venezuela y China, y el primero de Europa, además de poseer una amplia representación empresarial en la Isla, con más de 200 firmas.

A esta reunión bilateral asisten hombres de negocios de los sectores de la arquitectura, servicios financieros, comercio mayorista, almacenamiento, energía renovable, turismo, construcción, producción de electrodomésticos e industria del reciclaje.

“Es momento de apostar por Cuba”

La afirmación corresponde a Inmaculada Riera, directora general de la Cámara de Comercio de España. Para ser precisos, esa es la filosofía que ha impulsado las relaciones económicas entre su país y la Isla, no ahora, sino desde hace 20 años. Prueba de ello es el Comité Empresarial bilateral, cuya XXI sesión se efectuó este jueves.

Más allá de las apreciaciones, veamos las cifras: España es el tercer socio económico de Cuba a nivel global, y abarca el 38 por ciento del comercio con la Unión Europea. Al cierre de 2015, el intercambio sobrepasó, por tercer año consecutivo, los mil millones de euros, con un crecimiento de 15 por ciento respecto a 2014.

Figura como el principal operador de hoteles en la Isla, y el número uno en cantidad de empresas mixtas. Su inversión acumulada supera 250 millones de dólares, y constituye el país con más sucursales acreditadas aquí, 196 hasta el año pasado.

Por si fuera poco, durante las últimas ediciones de la Feria Internacional de La Habana, las firmas ibéricas son las que contratan más espacio expositivo; y desde hace dos décadas cuentan con la Asociación de Empresarios Españoles en Cuba, única de su tipo en el país. Sol Meliá, BBVA, Vima, Banco Sabadell, Miguel Torres, Iberostar… son nombres que hace un tiempo resultan conocidos por estos lares.

La reunión 21 del Comité Empresarial se efectuó en el contexto de la visita del ministro español de Relaciones Exteriores, José Manuel García-Margallo. Los presidentes de las secciones cubanas y españolas del Comité firmaron el plan de actividades para 2016-2017. Por encima de estas formalidades, se confirma la tendencia.

En palabras del Secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, “hemos sido capaces de avanzar muy rápido, en un año y medio de encuentros”. Se refiere a la reestructuración de la deuda cubana con España, y las posibilidades de crédito y financiación a inversiones y exportaciones españolas hacia la Isla. Aquí influyen, incluso, los vuelos directos entre Madrid y La Habana retomados por Iberia en junio de 2015. El mismo García-Legaz viajó a Cuba en misiones oficiales tres veces el años pasado.

Todo ello ocurre en el contexto de las negociaciones con la Unión Europea, hasta la reciente decisión de firmar el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación. “Creemos que España es un buen embajador, el mejor embajador que ha de tener Cuba con la Unión Europea”, afirmó Joaquín Gay de Montellá, vicepresidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), que agrupa a más de un millón de compañías.

Y continúa: para este año el Plan de la Cámara de Comercio de España contempla 11 delegaciones empresariales a la Isla. A juicio de ambas partes, hay oportunidades no solo en el turismo, sino además en la construcción, energías renovables, infraestructura de transporte y portuaria, industria alimentaria, servicios financieros y de asesoría.

“Existen vínculos especiales que nos unen al empresariado español, y no olvidaremos a los amigos que nos tendieron la mano y que estuvieron junto a nosotros durante los años duros de la crisis económica”, dijo el ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, y subrayó que “no volveremos a depender de un solo mercado”.

En toda relación, la experiencia y el tiempo hacen lo suyo. Después del 17 de diciembre de 2014 –todo parece indicar-, los que no estaban en Cuba quieren venir, y los que ya estaban, quieren quedarse.

Deja un comentario