La expedición al Escambray de Julio A. Mella y Sandalio Junco

Julio Antonio Mella

París, 21 de abril de 2017.

Querida Ofelia:

Te envío un nuevo testimonio que me hizo llegar desde los EE.UU., nuestro viejo amigo Roger Redondo, guerrillero del Segundo Frente del Escambray, durante la lucha contra la dictadura de Fulgencio Batista.

“Miami, 15 de abril de 2017.

Siempre supe que Mella preparaba desde México una expedición a Cuba para combatir la dictadura de Gerardo Machado, pero el lugar del desembarco no recuerdo que se conociera.

Era el 1956, estábamos en los preparativos, junto a Lázaro Artola Ordaz, para abrir un frente guerrillero, en lo que hoy es conocido como El Escambray, pero por aquellos días los lugareños lo llamábamos las lomas de Trinidad.

Sabíamos que había lucha guerrillera en las lomas de Trinidad y quedaban vivos algunos de los protagonistas de aquella guerrilla. Nos dimos a la tarea de buscarlos, pedirles ayuda, consejos y contactos a los viejos campesinos que todavía residían a lo largo de todo el triangulo que formaban Sancti Spiritus, Trinidad y Cienfuegos.

El nombre oficial era Sierra de Guamuhaya o algo parecido. Según decía Artola no era bueno para la propaganda, y como existen cerca de Santa Clara unas lomitas con el nombre de Escambray, ese nombre si era fácil de pronunciar. De modo que Artola en sus cartas y más tarde en los partes de guerrillas, bautizó a toda la región como es conocido hoy día: Escambray.

José Alberto Cabrera, veterano de los guerrilleros contra la dictadura de Machado, fue la primera persona a la que le escuché hablar de la expedición que debía haber llegado desde México a la costa sur de la provincia Las Villas, entre Trinidad y Cienfuegos.

Consulté el tema con Pompilio Viciedo, ya que él era uno de los más destacados jefes de guerrillas contra Machado y además se había incorporado a un grupo de trinitarios que habían ido a combatir a la Guerra Civil Española. Trató de convencerme de que ya no era posible abrir un frente de guerrillas, pues según él, ya no quedaban montes y a la aviación moderna le era fácil derrotar a los guerrilleros. Me preguntó cómo había sabido lo de la expedición de Mella. Le conté que José A. Cabrera , me lo había dicho.
José Alberto es un gánster- me dijo- y era verdad que Mella había tenido aquella idea pero que había fracasado.

En un lugar conocido como El Capitolio, a trece kilómetros de Sancti Spiritus, por la carretera rumbo a Trinidad, antes de llegar a Banao, vivía Juan Ramón Ramos. El también, estuvo junto a Pompilio de guerrillero en las lomas trinitarias. Cuando lo conocí me reuní con él en casa de José Alberto Cabrera, la cual quedaba a orillas del río Yayabo, cerca del famoso puente espirituano.

Fui todo oídos mientras ellos dos recordaban datos desconocidos para mí sobre la expedición. Los dos eran revolucionarios, no eran comunistas sino admiradores de Julio Antonio Mella, que era el más destacado comunista cubano. Durante aquella conversación, fue la primera vez que oí el nombre del médico comunista Tomás Carrera Galiano, el que organizó a más de medio centenar de combatientes esperando por la llegada de Mella y Sandalio Junco.

En 1959 me uní en matrimonio con la hija de Juan Ramon Ramos, Olga Ramos Lunas, por el resto de la vida. Ayer cumplió los 23 abriles de su muerte.

Cerca de Caracuceis, poblado situado junto a la carretera de Trinidad a Sancti Spiritus, vivía un guerrillero famoso llamado Gerardo Meneses. Había sido militante del Partido Liberal, muy amigo del coronel Luis Solano, con el que combatió hasta el final de la guerra conocida como La Chambelona.

Amigo del médico trinitario Tomás Carrera Galiano y curiosamente admirador de Mella. Meneses formaba parte del grupo que según ellos esperaba la famosa expedición de Mella y Sandalio Junco.

De todos aquellos viejos guerrilleros que participaron en las lomas trinitarias contra Machado, que yo recuerde solo dos pudieron participar en la lucha contra la dictadura Batistiana. Se trata de Rafael Cadenas y Pompilio Viciedo.

Rafael Cadenas era del poblado de Fomento, amigo del Dr. Tomás Carrera Galiano. Recordaba las reuniones en el Teatro Baroja y la espera de la expedición que nunca llegó. Ellos después de la muerte de Mella, se alzaron contra Machado.” Roger Redondo

Un gran abrazo desde estas lejanas tierras del Viejo Mundo,

Félix José Hernández.