El yerno de Raúl Castro, Luis Alberto Rodríguez, concentra en sus manos el poder de las principales industrias del país

 

Bloomberg Business publicó este miércoles una radiografía de los principales negocios del régimen y subrayó el control que sobre ellos tiene la familia Castro. El medio indagó en la figura de unos de los principales dirigentes de este “imperio económico” del castrismo, el yerno del general Raúl Castro, Luis Alberto Rodríguez —aunque apunta que, según algunas informaciones imposibles de corroborar, en los últimos años se habría separado de Deborah Castro, hija del gobernante cubano—.

El medio recorre la vida económica del país para concluir que “todo aquello que parece estar dispuesto para ganar dinero” en la Isla se encuentra en manos de Rodríguez, “un hombre poco conocido fuera de los círculos opacos del régimen autoritario cubano, un general silencioso en las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), que ha pasado su vida alrededor de la élite comunista que sirvió al régimen de Fidel Castro”.

Rodríguez se encuentra al frente del “mayor imperio” económico de la Isla, GAESA, “un conglomerado que comprende al menos 57 compañías pertenecientes a las FAR y operadas bajo un rígido conjunto de marcas desarrolladas durante décadas”, señala Bloomberg Business. El medio define esta organización como “un elemento decididamente capitalista incrustado dentro de la Cuba socialista”.

Sirviendo de advertencia a futuros inversores, Bloomberg Business recuerda que en las últimas tres décadas Rodríguez “ha trabajado directamente para Raúl Castro” y desempeña el papel de “guardián en la puerta para la mayoría de inversores extranjeros, requiriéndoles que hagan negocios con su organización si desean establecerse en la Isla”.

Bloomberg Business avanza que, si finalmente Estados Unidos levanta el embargo a la Isla, será Rodríguez “el hombre con el que los inversores tendrán que cerrar los mejores acuerdos”. El medio insiste en la relación familiar que existe entre este dirigente empresarial en la sombra y los máximos líderes del régimen: “Para Rodríguez, Castro no es un jefe con el que trabaja hace mucho tiempo. Es su familia”.

El poder de Rodríguez sobre la economía de la Isla ha incrementado en los últimos años “de forma vasta”, hasta tal punto que hoy es “uno de los hombres más poderosos de la Isla”. Paradójicamente poco se sabe de su vida, ni tan siquiera se conoce su edad con exactitud, “y raramente aparece fotografiado o citado en los medios estatales”.

Los negocios importantes, para la familia

El artículo precisa que, mientras los cambios han permitido a algunos cubanos abrir negocios, el peso gordo de la economía se ha quedado bajo control de la familia Castro, a través del yerno del general. Los cálculos sitúan que el yerno del gobernante cubano maneja las operaciones de lo que podría representar entre un 50 y un 80% de la riqueza que se produce en Cuba.

GAESA posee casi todos los centros comerciales de la Isla y 57 de los principales hoteles de gestión extranjera de La Habana y el resto del país. El grupo tiene cadenas de restaurantes y gasolineras, negocios de alquiler de autos, y compañías que importan de todo: desde aceite para cocinar hasta equipos telefónicos.

Además, Rodríguez se responsabiliza ahora también de la nueva zona especial de desarrollo en el Puerto del Mariel, el proyecto estrella del régimen, que espera facilitar un gran flujo de capital.

Uno de los más poderosos consejeros de GAESA fue Julio Casas, un contable de banca que se unió a la lucha armada con Fidel Castro, dice Bloomberg. Casas tuvo a Rodríguez como a ayudante. “Casas construyó GAESA con los ingresos obtenidos de propiedades y activos militares. Los soldados cosecharon en franjas sin cultivar de las bases. Brigadas de trabajo construyeron hoteles para los turistas. Aviones militares fueron reacondicionados para convertirse en vuelos domésticos para la aerolínea de GAESA, Aerogaviota”, describe el medio.

El colapso de la Unión Soviética en 1991 y el Periodo Especial obligaron a abrirse al capital extranjero. GAESA experimentó un nuevo crecimiento. Su brazo turístico, el Grupo de Turismo Gaviota, llegó a acuerdos con cadenas internacionales, sobre todo con la española Meliá e Iberostar Hotels & Resorts, para construir y gestionar hoteles y resorts en Varadero.

“Raúl Castro tiene que abrir Cuba al mundo, al capitalista, al mercado libre. No tiene elección”, dice a Bloomberg Emilio Morales, un antiguo ejecutivo de Cimex, que ahora vive en Miami y dirige Havana Consulting Group.

El medio acaba destacando que Rodríguez sigue acaparando poder en la Isla. Recientemente tomó el control de Habaguanex, la empresa estatal propietaria de los mejores inmuebles de la Habana Vieja, incluyendo 37 restaurantes y 21 hoteles. Anteriormente era explotada por la Oficina del Historiador.

Ahora, el yerno de Castro estaría volcado  en el Mariel. De hecho, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, al inaugurar el puerto, lo mencionó a la hora de dar las gracias, resalta el reportaje.

Otros miembros de la familia Castro acaparan poder en otras esferas. Alejandro Castro como coronel en las FAR; su hermana, Mariela Castro, como directora del CENESEX, se proyecta como la cara amable en el papel de defensora de las minorías sexuales; el hijo de Fidel Castro, Fidel Castro Díaz-Balart, asesor científico del Consejo de Estado, planea abrir un Centro de Estudios Avanzados de Cuba (CEAC), mientras que su hermano Antonio Castro controla el ámbito del deporte, y su hermano Álex Castro Soto del Valle es fotógrafo oficial de su padre.

Deja un comentario