La falta de divisas como consecuencia de la situación económica de Cuba, que el 2016 experimentó su primera recesión en 23 años, está “teniendo una incidencia negativa sobre los pagos a empresas españolas en la isla”, advirtió Dastis.

La Habana, 6 sep (EFE).- Alfonso Dastis, canciller español, aseguró este miércoles en La Habana que España y Cuba son “socios y amigos”, y que en virtud de eso la nación ibérica es “muy capaz” y quiere apoyar el desarrollo económico de la Isla, en el que ambos países buscan renovar y dinamizar su relación.

Dastis, que llegó ayer a la capital cubana para preparar una visita a la isla del rey Felipe VI o del presidente Mariano Rajoy, se reunió con una representación de la Asociación de Empresarios Españoles en Cuba (AEC), con quienes intercambió de cara a sus encuentros de este miércoles con ministros y autoridades cubanas.

“Las relaciones comerciales y de inversión han sido tradicionalmente estrechas. Nuestro país es el que tiene un mayor número de empresas mixtas y sucursales en Cuba, principalmente en el sector del turismo y los servicios”, señaló.

El ministro recordó que el contexto es propicio gracias al acuerdo logrado el año pasado para la reestructuración de la deuda, mediante la que España ha condonado a la Isla unos 1.600 millones de euros, “más que a ningún otro país”.

Los dos programas de conversión nutren un fondo contravalor que llegará a los 415 millones de euros para financiar proyectos de “interés mutuo”, un monto que ya está a disposición de las empresas españolas.

Dastis destacó el papel de las empresas españolas en la economía cubana y su liderazgo en turismo, aunque advirtió sobre los esfuerzos por aumentar la presencia en áreas como el suministro de electricidad, la gestión aeroportuaria, las telecomunicaciones, el tratamiento de residuos y las energías limpias.

También se negocia, adelantó Dastis, un nuevo acuerdo aéreo bilateral que sustituiría al suscrito en 2005 y que permitirá aumentar el número de vuelos para satisfacer la creciente demanda de turismo español hacia la Isla.

La falta de divisas como consecuencia de la situación económica de Cuba, que el 2016 experimentó su primera recesión en 23 años, está “teniendo una incidencia negativa sobre los pagos a empresas españolas en la isla”, advirtió Dastis.

“En coordinación con el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad y las instituciones involucradas, estamos intentando buscar una solución a este problema”, aseguró.

El presidente de la AEC, Xulio Fontecha, señaló por su parte que a pesar de la crisis de liquidez que enfrenta Cuba, en la Asociación están “convencidos de que la isla, como siempre, acabará cumpliendo sus compromisos, en virtud de la capacidad de los cubanos de sobreponerse a las dificultades”.

Fontecha insistió en que confía en la “inmediata firma” de un acuerdo de crédito puente que se negocia desde hace meses y que “supondrá sin duda una inyección de liquidez que puede significar la salvación de más de un proveedor y la continuidad de las operaciones de muchos otros”.

El empresario reconoció también que a pesar de la intensa actividad diplomática bilateral reciente y la visita a La Habana de varios personalidades del Gobierno y presidentes de varias comunidades autónomas, han “echado en falta una gran visita”: “esa misma que según se cree, usted viene a concretar”, dijo a Dastis.

“Ojalá que una mayor presencia institucional española contribuya a que se otorgue cierta prioridad a las empresas de nuestro país en el proceso de normalización de los pagos, así como la aprobación de nuevas inversiones”, concluyó.

España es el tercer proveedor de Cuba, solo por debajo de China y Venezuela, y el primero en Europa, con un volumen de intercambio que en 2016 ascendió a unos 1.300 millones de dólares.

El año pasado las exportaciones españolas a la nación caribeña sumaron unos 900 millones de euros, de acuerdo a la AEC, la única asociación de empresarios legal en Cuba que cuenta con casi 300 socios.

1 COMENTARIO

Deja un comentario