¿La huella de España en Cuba?

¡Ridículo!  Cuba es y seguirá siendo España

 

Impulsada por Alicia Alonso la fiesta se celebra desde hace 26 años.

Una representación de la ceremonia del cañonazo, alusiva a una práctica de los tiempos de la colonia, marcó el inicio de la gala inaugural este 12 de abril, y tras el disparo de cañón a las 21:00, hora local, sonaron los himnos de Cuba, España y Galicia.

El espectáculo reunió a múltiples artistas en la calle de madera de la Plaza de Armas, del Centro Histórico de la capital. Dos excelentes bailarines: Víctor Basilio, practicante de las danzas españolas, y Osnel Delgado, de la rama contemporánea, interpretaron Balada de los dos abuelos, un poema del cubano Nicolás Guillén en el cual ilustró el mestizaje de su pueblo.

Músicos y bailarines de diferentes asociaciones pertenecientes a la Federación de Sociedades Gallegas de Cuba ofrecieron una estampa de la región ibérica. Las cantantes locales Yaíma Sáez y Luna Manzanares, el pianista Alejandro Falcón, una banda del Conservatorio de Música Amadeo Roldán y artistas aficionados de la Universidad de La Habana, completaron la gala.

Este Festival cuenta con una representación de todas las artes: danza, música, canto, artes plásticas, literatura, teatro, cine, y la 26 edición está dedicada a la comunidad autónoma de Galicia, una región de amplios vínculos con Cuba pues la emigración gallega fue una de las mayores que recibió la isla a principios del siglo XX.

De Galicia llegó al país caribeño el cantautor Andrés Suárez, quien compartirá un concierto el venidero 16 de abril, en el Teatro Mella, con el grupo cubano de trova Buena Fe. Al día siguiente, una de las más virtuosas gaiteras españolas, Cristina Pato, actuará en el Museo Nacional de Bellas Artes.

Según la directora artística de La Huella, Irene Rodríguez, la intención de la fundadora Alicia Alonso, es ilustrar la presencia de España en la cultura e idiosincrasia de los cubanos, lo cual lógicamente se manifiesta en las artes.

La destacada coreógrafa recordó detalles históricos poco difundidos que vinculan al país caribeño con Galicia como el himno gallego, un texto escrito en Cuba a principios del siglo XX, y el poema Negra sombra, de la escritora gallega Rosalía de Castro, interpretado por primera vez aquí y revivido en la gala inaugural por Yaíma Saenz.

El Museo Nacional de Bellas Artes mantendrá abierta durante el festival una exposición titulada Arte y ritual en la Catedral de Santiago de Compostela, con 20 fotografías realizadas por el español Luis Gabú, resultado de sus experiencias e investigaciones en torno al Xacobeo (celebraciones jacobeas del Camino de Santiago) y las peregrinaciones a Compostela.

Mientras, Irene Rodríguez da los toques finales a una coreografía que ofrecerá una visión contemporánea del folclore gallego, algo poco explorado en la actualidad, incluso dentro de las propias fronteras de Galicia.

Con esta obra, la artista ganadora del Premio Iberoamericano de Coreografía 2012 piensa distinguir la gala de clausura del 26 Festival La Huella de España que se celebra hasta el 19 de abril.

Para Irene es un reto grande porque su coreografía El último gaitero de La Habana es un homenaje a Eduardo Lorenzo, quien fuera el último natural de Galicia que echara raíces en Cuba y además se encargó de transmitirle a las nuevas generaciones no solo la ejecución de la gaita gallega sino también su concepción.

“Lorenzo dejó la impronta en las nuevas generaciones de cómo construir una gaita y cómo ejecutarla, por eso estará presente la música, a cargo de Noel Gutiérrez, compositor y guitarrista de mi compañía pero interpretada también por la banda de gaitas de La Habana, del maestro Arturo Pérez, y el coro de la Sociedad Cultural Rosalía de Castro”, contó la creadora en entrevista con Excelencias.

“Me inspiré para esta coreografía en el documental de Ernesto Daranas, Los últimos gaiteros de La Habana, y me enfoqué sobre todo en Eduardo Lorenzo, en su figura y su obra, plasmando en la coreografía la huella que dejó en los gaiteros, en los músicos profesionales y aficionados de Cuba.

En cuanto a estilo danzario la bailarina asegura que si bien interpreta lo folclórico lo hace desde una visión contemporánea en todos los aspectos de la escena, desde el vestuario hasta la manera de moverse.

Nueve bailarines y 15 músicos estrenarán la pieza en el Teatro Mella, donde la reposición de Majísimo por el Ballet Nacional de Cuba acentuará los aires hispánicos, con la gracia de la coreografía de Jorge García y la música que compusiera el francés Jules Massenet inspirado en un recorrido suyo por varias regiones españolas.

“No hay mejor plaza que este evento para un ballet tan virtuoso y de una raíz hispana tan linda como Majísimo, obra que además está cumpliendo 50 años de estrenado”, recordó Irene.

Hispanista revivido.