Esas fueron las palabras del Embajador español en La Habana, el señor Juan Francisco Montalbán. Escúchala aquí:

Deja un comentario