Tras las elecciones vascongadas y galaicas habrá investidura marianil, bien sea con PNV mas Quevedo, o con abstención meadera de algunos socialistas

Hoy voy a escribir unos versillos sobre un asunto intrascendente:

Regreso al duro banco feisbuquil
con pocas ganas de meterle mano
al rollo de Pedrote y de Mariano
y preso aún de un ánimo febril.

Un ánimo campestre y pastoril,
bucólico y rural, ánimo sano,
hinchado por el buen viento serrano,
que roza lo alelado y lo infantil.

El sueño lo prolongan las viandas,
traídas en opíparo equipaje
y envidia del baúl de la Piquer.

Y aviso que no atiendo las demandas
de hacer repartos entre el paisanaje,
pues digo que NO es NO y no es por joder.

Bochorno en Valencia, aunque algo menor que ayer y antier.

Sit tibi dies levis

Deja un comentario