En Buenos Aires acudieron a la oficina consular el miércoles 20 de mayo 198 personas y se recibieron 1.200 sufragios por correo

 

Varios de los votantes destacaron que el nuevo sistema para rogar el voto por internet les facilitó mucho los trámites. Todos los españoles consultados por este medio coincidieron en manifestar su satisfacción por poder participar de este proceso electoral y estar muy informados sobre la situación política de España.

 

  • Buen ritmo en las primeras horas en Montevideo
  • Concentraciones de protesta el 24 de mayo contra la regulación del voto exterior

En una jornada que se desarrolló con total normalidad y tranquilidad, tan sólo 198 españoles residentes en Buenos Aires se acercaron a la sede del Consulado General sito en la capital argentina para depositar su voto en las dos urnas allí dispuestas.

Además de los votos depositados de manera presencial en la primera de las tres jornadas de puertas abiertas en la sede consular española en Buenos Aires, esta dependencia había recibido al día 20 alrededor de 1.200 votos efectuados por correo, lo que demuestra una vez más las trabas que la normativa actual que rige la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (Loreg) supone para que los ciudadanos españoles residentes en el exterior puedan ejercer su derecho a voto con normalidad.

Todos los españoles consultados por este medio coincidieron en manifestar su satisfacción por poder participar de este proceso electoral y estar muy informados sobre la situación política de España.

Así lo expresó Alicia Ajón, descendiente de emigrantes catalanes: “Estoy muy contenta de poder participar de las elecciones, porque me parece una buena forma de seguir con la tradición que ejercieron durante muchos años mis abuelos desde aquí”.

Por otra parte, aunque criticó el sistema actual que obliga a rogar el voto porque en las elecciones anteriores no pudo participar a pesar de haberlo solicitado ya que las papeletas no le llegaron a tiempo, destacó que la posibilidad de poder hacerlo a partir de estas elecciones por correo electrónico fue un avance. “Eso agilizó mucho todo el proceso”, añadió.

Con mucha alegría y orgullo, Claudia Ronco, nieta de emigrantes zamoranos, explicó que era la primera vez que votaba como ciudadana española ya que obtuvo la nacionalidad hace poco más de un año gracias a la Ley de Memoria Histórica.

“Estoy muy empapada con todo lo que es la política española, así que creo que con mi voto estoy contribuyendo a mi país”, indicó, y destacó: “Hice mi ruego por internet y a los quince días me llegaron todas las papeletas”, calificando como “perfecto” el funcionamiento de la nueva opción disponible para rogar el voto.

También coincidió en este último punto Alicia Graciela Guerra González, nieta de emigrantes oriundos de las provincias de Palencia y Burgos, quien expresó: “Esta es la primera vez que voto para España porque obtuve la nacionalidad hace muy poco. Me encanta participar de todos los procesos electorales, tanto en España como en Argentina”.

Liliana Ramos, cuyos abuelos emigraron desde Salamanca, vivió durante muchos años en España y todavía mantiene vivo su deseo de retornar a la tierra de sus antepasados, apuntó: “Siento que es muy importante ejercer mi derecho como ciudadana española, porque quiero un gran cambio para mi país y creo que se puede lograr en estas elecciones”.

José Ignacio Herrero, un joven de 31 años que emigró desde Madrid cuando tenía 24, fue muy crítico con el sistema actual que rige a la Loreg. “Que sean tan sólo poco más de cuatro mil las personas que han pedido el voto desde Argentina es muy desalentador, porque si queremos un verdadero cambio para España lo mejor que podemos hacer quienes estamos en el exterior es tener una mayor participación”, analizó.

Herrero señaló que solicitó su voto por fax a la Junta Electoral de Madrid. “Por suerte me enviaron toda la documentación en tiempo y forma”, explicó, aunque volvió a machacar sobre la necesidad de derogar la última reforma a la Loreg ya que “más que facilitar la participación, la obstruye e imposibilita, haciéndonos sentir a los españoles que residimos en el exterior como ciudadanos de segunda categoría”.

Deja un comentario