El Punto 3 pide un derecho justificado para un grupo de españoles menores de edad, pero sorprendentemente olvida a otro colectivo quizá mayor, y definitivamente más importante pues en muchos casos son precisamente los emigrantes que salieron de España.

Angel Capellán

El Punto 3 pide un derecho justificado para un grupo de españoles menores de edad, pero sorprendentemente olvida a otro colectivo quizá mayor, y definitivamente más importante pues en muchos casos son precisamente los emigrantes que salieron de España. Hoy día muchos de ellos, tras hacer el acto de recuperación de nacionalidad o de adquisición de otra, deben realizar “actos de mantenimiento de su nacionalidad”. Si no, podrían perder la española a los tres años. Estas situaciones, por mal legisladas y poco difundidas, crean casos en que el español podría escuchar del funcionario consular esta terrible noticia: “Vd. ha perdido la nacionalidad española”. Es algo que necesita corrección urgente. Pero de esto el Grupo Parlamentario Socialista no parece estar enterado.

En resumen, cómo puede ir adelante una legislación tan confusa, llena de errores, que en realidad limitaría derechos ya ganados y que está tan pobremente redactada.

Como si esto fuera poco, el Grupo Parlamentario Socialista parece haber elaborado esta proposición con apresuramiento y sin incluir en sus deliberaciones a quienes podrían y deberían haber tenido el derecho de ofrecer una opinión seriamente fundada y ampliamente razonada: Los representantes legítimos de la emigración. Es decir los miembros del Consejo General por medio de las comisiones que ya están establecidas desde hace varias décadas.

La Subcomisión del proyecto para una Ley de Nacionalidad Española, coordinada por quien esto escribe, ha aprobado ya en marzo d este año un proyecto de modificación del Código Civil en materia de nacionalidad, 2015, que cubre cumplidamente todos estos casos que la proposición del grupo socialista olvida o presenta de manera sesgada, incompleta, o incorrecta. Más aún incluye otros casos, y lo hace de manera objetiva, inclusiva, sin politizar su discurso.

Pero el Grupo Parlamentario Socialista ha preferido prescindir expresamente de esta consulta en un punto tan decisivo y sobre el que tan repetidamente se ha pronunciado el Consejo General. Parece ser su modus operandi, pues ya hicieron exactamente lo mismo en la elaboración de la Ley Electoral de 2011. Y todos sabemos los resultados que aquella nefasta ley ha tenido y sigue teniendo.

Ángel Capellán es miembro del Consejo General de la Emigración desde 1998, y ahora Presidente de la Comisión de Derechos Civiles y Participación, así como Coordinador de la Subcomisión para elaborar un Proyecto de propuesta de Ley de Nacionalidad Española. Escribe este artículo a título personal y no en su calidad de consejero. Ha publicado numerosos artículos sobre nacionalidad y ha elevado al Consejo General numerosas propuestas sobre este tema, que normalmente han acabado siendo acuerdos del Pleno del Consejo.

Deja un comentario