La revolución cubana suma más de 7.000 muertes en su aniversario número 55

Un informe recoge el número de víctimas desde el 1° de enero de 1959 en la isla. Entre las causas figuran fusilamientos, huelgas de hambre en las cárceles o deshidratación en las balsas que intentan huir por el Estrecho de Florida.

Siete mil seiscientos treinta y cuatro muertes fueron registradas durante los 55 años del período castrista, de acuerdo con datos recabados por la organización internacional defensora de los derechos humanos Cuba Archive.

La cifra es la sumatoria de 7.101 muertes provocadas por el Estado castrista y 322 atribuidas a distintas acciones llevadas adelante por opositores contra el régimen de los Castro. Las restantes 211 muertes fueron provocadas por motivos políticos por parte de otros actores.

El primer grupo incluye ejecuciones por fusilamiento, ejecuciones extrajudiciales y desapariciones.

En el informe de Cuba Archive también se establece que han muerto 16 presos en huelga de hambre en las cárceles cubanas y 299 por negligencia médica en las mismas prisiones. Además, se enumeran 144 suicidios por causas políticas, 50 muertes no intencionales en prisión y 8 por ataques terroristas.

Por último, figuran en el listado 964 muertes de cubanos en intentos por salir del país -deshidratados, ahogados o simplemente desaparecidos-, previas a la habilitación por parte del gobierno de Raúl Castro de los viajes al extranjero en el contexto de las recientes reformas.

Entre los 322 fallecimientos que se atribuyen a distintas acciones contra el régimen cubano, se incluyen muertes y desapariciones en combate y fuera de éste, además de las causadas por las Fuerzas Armadas de países extranjeros.

Según el informe, actualizado el pasado 15 de diciembre de 2013, durante el régimen de Fulgencio Batista -previo a la revolución- 1553 personas habían muerto por motivos que comprenden asesinatos y desapariciones en acciones contra el Estado y muertes en combate.

Represión en aumento

El aniversario número 55 de la revolución cubana, celebrado el 1° de enero de 2014, llega en medio de múltiples denuncias por persecuciones, represiones y detenciones a dirigentes opositores.

Infobae habló con la directora de Cuba Archive, María C. Werlau, quien explicó que las altas cifras de muertes y desapariciones a cargo del régimen, sumadas a las restricciones a la libertad de expresión y de asociación, son la contracara del proceso de reformas económicas encabezado por Raúl Castro.

“Hay una correlación entre la apertura económica y la represión. A más apertura económica, mayor represión”

“Hay una correlación directa entre la apertura económica y la represión. A más apertura económica, mayor represión. Esto es lo observable. La violencia contra opositores se ha incrementado desde que asumió Raúl”, afirmó Werlau. “Actúa la represión porque el régimen necesita controlar más a la población“.

Además, la especialista dijo que las medidas tomadas por el Estado cubano no apuntan a una verdadera apertura económica, sino que tienen el objetivo de establecer un capitalismo de Estado como el de China o Vietnam.

“Se busca crear una nueva élite capitalista y corrupta ligada al poder: Con eso se crean intereses fuertes que buscan que sean la base y el sostén del régimen político vigente”.

Por último, Werlau aclaró que las medidas aplicadas en Cuba no apuntan al desarrollo de negocios capitalistas convencionales y aseguró que el futuro de la isla se ha vuelto absolutamente dependiente de lo que suceda en Venezuela. “Yo creo que les será muy difícil sobrevivir a una caída abrupta de la ayuda venezolana“, sentenció.

Hispanista revivido.