La Siguaraya

París, 19 diciembre 2015.

Querida Ofelia:

¿Te acuerdas de nuestro viejo amigo Nelson? Él era musicalizador de la radio y la televisión cubana. Lo encontré de nuevo hace más de veinte años en Madrid, en donde trabajaba como guionista, gracias a Enrique, primo de mi esposa. Pasamos unas excelentes fiestas navideñas junto a Nelson y su familia. Ahora me acaba de enviar este interesante escrito suyo que te mando, para que después de que lo leas, como sueles hacerlo, lo hagas circular allá en nuestra querida San Cristóbal de La Habana.

“Según un escrito sobre este árbol, en el blog de la periodista cubana Tania Quintero, que desde 2003 vive en Suiza como refugiada política.

Es un árbol silvestre, común en Cuba, donde se le puede localizar en las orillas de los arroyos, a lo largo de caminos y cercas y también en los montes bajos. Se le conoce fácilmente por su follaje abundante, que lo hace resaltar de las demás plantas.

Su nombre científico es Trichilia havanensis. Su descubridor, el botánico holandés Nikolaus Joseph von Jacquin (1727-1817), el que viajó por varias naciones de las Américas, entre ellas Cuba, en 1759.

La Biblia cuenta que fueron siete los ángeles y siete las plagas. Y los santeros cubanos afirman que en el árbol conocido como Siguaraya, se encuentran las siete potencias, o sea, los siete orishas principales de la religión yoruba: Elegguá, Obatalá, Changó, Oggún, Orunla, Ochún y Yemayá.

Pero el dueño de la Siguaraya es Changó, y por ello, en el Palo o Las Reglas del Congo, a este árbol le dicen también Siete Rayos, en referencia al dios del trueno y el fuego, representado por Changó, la Santa Bárbara del catolicismo.
A continuación, verán por qué menciono este árbol.

Según las últimas noticias que han salido en muchos medios de comunicación, Bertín Osborne ha declarado que votará el 20 de diciembre a Mariano Rajoy. Esto, por supuesto, ha sido muy comentado por todos. En la mayoría de los casos: criticado. Y digo yo: ¿No es toda persona libre de votar a quien le venga en ganas? ¿No es toda persona libre de expresar lo que quiera? Parece que no.

Días atrás hice un escrito donde manifestaba mi indignación porque habían puesto una caricatura de Mafalda, en la que ella decía que el que no votara a la izquierda era un “facha” y consideré que eso era una falta de respeto, ya que no me importa que cada cual vote a quien quiera y mencioné también que si yo dijera que los que voten a la izquierda son unos republicanos asesinos, estaría faltando a la verdad.

Pero aquí se trata de Bertín, que tiene todo el derecho del mundo, como cualquier persona, a expresar lo que le venga en ganas. Ha sido criticado por eso pero, por qué nunca han criticado a todos los artistas que votaron a Zapatero, haciendo un spot publicitario manifestando su voto, y haciendo la “ceja” con el dedo índice como algo muy gracioso. ¿Por qué no tuvo repercusión como ahora lo de él?

Ya sabemos cómo se las gasta Bertín, que no se calla ante nadie y le canta las cuarenta al más pinto de la paloma. Pero, por si acaso, podría pedirle a los santeros cubanos que hicieran un “trabajito” de santería con la Siguaraya, ya que a este árbol se le considera el primer palo del monte y se usa para abrir los caminos y la suerte de quien la invoca, pero los cierra al enemigo. Aunque no creo que Bertín tenga muchos enemigos (digo yo y a lo mejor tiene alguno), pues ya sabemos que es un tío afable y aunque diga muchos “tacos”, siempre cae bien.

¿Por qué he mencionado al árbol de la Siguaraya al principio? Pues sencillamente porque en Cuba hay un refrán que dice así: “Vivimos en el país de la siguaraya” y esto se expresa cuando alguien se encuentra en una situación insólita o risible, o cuando se vitupera a una persona sin razón o con ella.

Insólito: Raro, extraño, desacostumbrado.

Inaudito: Monstruoso, extremadamente vituperable.

Vituperar: Criticar a alguien con dureza; reprenderlo o censurarlo.

Cabe destacar, que hay dos condiciones sine quanom para que algo resulte insólito y son, que por un lado sea algo singular y por otra parte que sea algo que normalmente no se ve o no sucede con frecuencia.

Aquí en España lo de raro, extraño y desacostumbrado, no nos debe tomar por sorpresa ya que en la inmensa mayoría de los casos, la izquierda siempre ataca a los otros partidos que no profesan su ideología. Ya es una costumbre. Y lo cierto es que es así, porque de otra forma no tendrían por qué estar criticando, reprendiendo y censurando a Bertín Osborne. Él, se sabe defender solo. Es un tío bien planta’o, pero indigna tener que ver estas cosas sin tan siquiera decir algo.

Si no fuera porque estamos en España, diría: “Vivimos en el país de la Siguaraya.” Nelson Harrington

Te envío el enlace de la interpretación de Mata Siguaraya que hizo el gran Benny Moré en 1949:

Un gran abrazo desde La Ciudad Luz, deseándote una Feliz Navidad con: paz, amor, salud y Libertad. ¡Qué Dios nos permita no perder la esperanza de vivir en un mundo sin violencias!

Te quiere siempre,

Félix José Hernández.

Foto: El árbol (la mata) Siguaraya.

Hispanista revivido.