La “sudamericanización” de España

En general, los que vivimos con el “corazón partío”, parte en América, parte en Europa, vivimos y estamos viviendo las vicisitudes por las que ha pasado en los últimos 50 años la sociedad española. Y cómo han cambiado las cosas…!!!

Marcelo Carbón, La Región

El que suscribe recuerda, lamentablemente con mucha vergüenza cuando, allá por los años 70, 80 y 90, vaticinaba la ‘africanización’ de algunos países sudamericanos, al tiempo que “presumía” con sus parientes y amigos sudamericanos sobre la seguridad y sobre las garantías jurídicas que había en España, sobre todo en comparación con países en los que, si no había una dictadura militar, había una “dictablanda”, gobiernos “pseudo” democráticos y generalmente preñados de corruptos ejerciendo, y abusando, en el poder.

¿Por qué extraño fenómeno la sociedad española parece empeñada en imitar los malos ejemplos y no los buenos? ¿Por qué España, aunque sea verdad que está muy lejos de ellos, parece empeñada en parecerse más a algún país sudamericano que a un país nórdico? ¿Por qué no tomamos como referencia el espejo de Australia o el de Nueva Zelanda? Para que nadie se ofenda o se moleste, no daré nombres de países, si bien a ninguno de Ustedes le resultará muy difícil encontrar un paralelismo entre lo que digo y lo evidente: la corrupción, los abusos de poder, la impunidad, la Justicia para ricos, la injusticia para pobres… y en largo etcétera de situaciones que, y siento en el alma escribir esto, ya no me permiten ir a Sudamérica y “sacar pecho” presumiendo de “mi” España, poniendo como ejemplo a seguir la madre patria.

Es verdad, sí, que si comparamos a España con algunos países de América, a muchos España les seguirá pareciendo un “paraíso” en comparación con la barbarie y los atropellos que sufren algunos países, pero no es menos cierto que los españoles ya no podemos “presumir” de ser ejemplo a seguir, sin que alguien “mande callar” por lo que tenemos en casa.

Tengo la “sensación” de que España ha tocado fondo, y que en los próximos años volverá a ser un ejemplo, un referente de honestidad pública, social y política y de hacer las cosas como se merecen los ciudadanos. España, ni es ni está como Grecia, no, ni como algún país sudamericano, tampoco. Pero no es de recibo que un país que estaba tan bien ahora vaya tan mal, ni que los que estaban tan mal, vayan de mal en peor.

Algo de esto dijo el Papa Francisco que, siendo argentino, no seré yo quien le lleve la contraria. Su Santidad habla de “mexicanización” de Argentina. ¿Habrá sido un exceso? ¿Africanización? ¿Sudamericanización? ¿Mexicanización?

No se ofendan: algo tendrá el agua cuando la bendicen…

Hispanista revivido.