Periodismo de investigación CTRL+F

 

¿Os acordáis de la primera vez que conseguisteis ataros los zapatos sin ayuda? Tal vez no, pero sin duda, saltasteis alegremente, importunando a todos los adultos para mostrarles la singular hazaña. En más espabilados, habríais convocado a un notario para que inmortalizara el momento. De todas maneras, aunque las versiones divergen con el tiempo, todos los que estuvieron presentes aquel día coinciden en un punto: estuvisteis la mar de monos.

¿Conocéis el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación? Confesad que nunca escuchasteis hablar de él. Sin embargo, existe desde 1997. La Casa está en los Estados Unidos, en Washington (sin dudas un lugar soñado para investigar y lanzar alertas). El Consorcio integra una lista de los medios más prestigiosos a nivel mundial, un verdadero “dream team” de la prensa libre: El País, El Mundo, Le Monde, Le New York times la BBC y demás…

¡Madre mía! Sin duda os vendrán a la memoria los inolvidables trabajos por el bien de la humanidad que ha llevado a cabo este Consorcio. Sin ser exhaustivos, su investigación sobre los atentados del 11 de septiembre 2001 ha quedado en los anales. Constituye igualmente una joya inolvidable, la obstinación sin límites que puso a la hora de aclarar la verdad sobre las Armas de destrucción masiva que escondía Iraq. Y qué decir de las horas que ha dedicado para desentrañar uno “de los más grandes crímenes cometidos contra la humanidad”, a saber, el del Embargo de los Estados Unidos hacia Cuba… Todavía se nos ponen los pelos de punta al ver el empeño que pusieron sus afiliados para sacar a la luz el origen del Estado Islámico y sus relaciones con las grandes potencias; sin olvidar cómo desenmascararon a los nazis ucranianos, las fosas comunes en Colombia, los Carteles de la droga México (donde entre 1997 y 2016 asesinaron a más de 200 periodistas), los golpes de Estado en Venezuela… ¡vamos, que la lista es larga!

Desde ayer el Consorcio* está de plácemes, en plena euforia de autosatisfacción, imaginaos que se nos anuncia la revelación más grande de todos los tiempos (con gráficos en apoyo) y aunque algunos medios franceses no han publicado todavía en nombre de uno de los implicados en el asunto, pues se trata de un gran patrón de prensa que les paga a todos, el señor Drahi, no les tratemos con excesivo rigor.

Por lo demás, observemos la presencia de personalidades de las que ya se sospechaba y que estas “revelaciones” no han hecho más que confirmar. La verdad es que para completar la lista hacían falta más miembros del Frente Nacional, pero bueno…

Permitidme entonces rendir un homenaje sincero a esos guerreros de la información, pues hace falta muchísimo profesionalismo y abnegación para:

 

  • Levantar las nalgas de una silla
  • Abrir el sobre que les pusieron en el casillero
  • Sacar la llave USB
  • Conectarla al ordenador
  • Descomprimir (tal vez ni eso) el fichero
  • Lanzar una búsqueda con la combinación de teclas Alt+F en la gigantesca base de datos a ver qué cae

 

Eso, sí que es un gran trabajo de “investigación”, casi del mismo nivel que el que desempeñábamos cuando éramos críos y buscábamos los huevos de Pascua en el jardín de la abuela.

Observemos que todos los que comentan el acontecimiento precisan que todas esas transacciones no son ilegales ni mucho menos (excepto claro está las que implicaban a los primeros nombres que salieron a la palestra pública) y de paso nos advierten que en el caso de que se manejen otros nombres de personalidades, habría que ser cuidadosos a la hora de hablar de ilegalidades o de blanqueo de dinero (suponemos que la advertencia es por el caso de Patrick Drahi).

Es que vamos a ver, ¿es que nos creen gilipollas? Estos tíos van de chulos por el mundo, se las dan de “super-wikilieaks”, mientras que ahora mismo otros lanzadores de alerta como Chelsea Manning languidecen en las prisiones norteamericanas, eso sin olvidar a los que los viven refugiados en embajadas amigas y los que están fugados en Rusia.**

La verdad es que el famoso Consorcio no ha hecho más que recoger los huevos de Pascua que otros les han puesto en la cesta y ahora nos los muestran dando grititos de alegría. Seguiremos el asunto para constatar (una señal inequívoca de la gravedad de un asunto) cuántos de esos periodistas tendrán problemas en sus respectivas redacciones, pues no lo olvidemos que el sistema se defiende con violencia cuando se siente amenazado y advirtámosles de paso que la Embajada de Ecuador en el Reino Unido ya está llena desde hace 4 años.

Viktor Dedaj (traducido del francés)

 

  • ¿Qué esperabais? El chivatazo está administrado por una entidad que lleva un nombre rimbombante (ICIJ) pero que causa risa cuando sabemos los nombres de sus principales donantes: La fundación Ford, Carnegie, Rockefeller, Kellogg y en fin, La Fundación Sociedad Abierta de Soros. Además el “Consorcio” recibe ayuda del proyecto contra el crimen organizado que financia el gobierno de los EE.UU a través de la USAID.
  • El caso de Julian Assange prueba con creces la valía de estos pseudo-investigadores, pues no hace falta recordar que este señor no ha infringido ley alguna y que no está acusado de haber violado a nadie en Suecia (un país que tiene un acuerdo de extradición de testigos con los Estados Unidos), sino que ha sido convocado allí (no en Londres, ni por videoconferencia) por un juez que desea interrogarlo directamente, mientras que en los Estados Unidos han constituido un gran jurado para juzgar a una persona que no ha violado ninguna ley norteamericana.
Compartir
Artículo anterior¿Quién es Bachar Mar-Khalifé?
Artículo siguienteEl negocito
Hispanista revivido.

Deja un comentario