Ingresar en una de ellas puede convertorse un una verdadera pesadilla para un joven con ganas de trabajar, reconocen en Cienfuegos durante el Activo Nacional de Jóvenes Agropecuarios

El responsable es el decreto ley 300 que dispone que la afiliación a una cooperativa de créditos y servicios (CCS) solo puede hacerse por disposición de los directivos de la Agricultura

Los precios normados producen tensiones insolubles en el campo cubano.

Frank Reyman Guevara, campesino del municipio de Amancio Rodríguez en la provincia de Las Tunas. A él le otorgaron 1,6 hectáreas de tierras infestadas de marabú. Las limpió a mano, las puso a producir; luego pidió más y hoy en ellas se obtienen alimentos.

Su principal cultivo es el arroz, con rendimientos de 6,5 toneladas por hectárea. Sin embargo, detalló: «Los insumos valían 117 pesos y ahora cuestan alrededor de 800. En cambio, el precio del arroz lo bajaron. No entiendo eso. En los tiempos de cosecha las combinadas llegan tarde y debemos cortar el arroz a mano y venderlo húmedo. Con todo eso tenemos pérdidas o no recuperamos lo suficiente la inversión. El campesino tiene que ver el resultado de su trabajo».

Cifras de vértigo

El país cuenta en la actualidad con un fondo de tierras de diez millones de hectáreas. De ellas, seis millones se dedican a los cultivos y tres millones a la ganadería. Se pretende disminuir la importación de alimentos en la que se invierten cada añ dos mil millones de dólares.

Según informó el Ministro de la Agricultura, hoy entran los recursos. Unidades que antes debían arar con bueyes o con vehículos muy deteriorados, ya tienen tractores modernos con su equipamiento. La ganadería debe entrar en una paulatina inyección de capitales. Ya se tienen seleccionadas las primeras 33 empresas para realizar inversiones integrales y no repetir el error de antaño, de invertir solo en una parte de esas unidades.

 

 

 

Deja un comentario