Las porquerías que comen los cubanos que no tienen dólares

Venden croquetas explosivas en la Habana en moneda nacional. Los culpables no han sido molestados por el Ministerio de Salud Pública

Mi vecino Fermín compró 10 pesos de croquetas criollas, el pasado viernes, en el establecimiento en moneda nacional La Demajagua, en la avenida de Ayestarán, del municipio Cerro de la capital. Ese mismo día, en la tarde, decidió freírlas para disfrutar de la comida común entre los cubanos.

Las sacó del congelador; según cuenta, las puso en la sartén y después de cocinadas, en el plato explotó una y le dio en la espalda, cuando buscaba agua en el refrigerador. No le hizo daño alguno.

Al otro día, su hijastro Leandro decidió freír otro poco, pero cuando las sacaba del sartén algunas empezaron a explotar y la grasa se esparció en el rostro, ojos, mano y otras partes del cuerpo, provocándole quemaduras en la córnea y de segundo grado en la piel.

La cocina quedó hecha un desastre; los restos de aceite llegaron hasta el techo. En el hospital el médico que lo asistió  le comunicó que había atendido otros casos con quemaduras similares ocasionadas por croquetas.

Se dice que explotan, porque le echan bicarbonato de sodio para que crezca la masa, ya algunos años atrás sucedió algo parecido, ahora parece que se repite lo mismo.

Leandro está en la universidad, por las quemaduras no puede abrir los ojos y debe estar, al menos, 15 días de reposo en la casa. Muchas personas han comprado las croquetas y he escuchado algún que otro comentario sobre ellas. Si es así, alerto a los consumidores a que, por favor, tengan cuidado.

Escrito por Juan Suárez imágenes de Havana Times

Deja un comentario