Las elecciones de junio no son la panacea

Parece improbable que las nuevas elecciones generales que tendrán lugar el 26 de junio en España acaben con el estancamiento político y faciliten la formación de un Gobierno, tras una votación en diciembre que dejó el Congreso más fragmentado en la historia del país, según mostró una encuesta el domingo

 

Según el sondeo mensual de Metroscopia, publicado por el diario El País, el conservador Partido Popular (PP), actualmente en el Gobierno en funciones, sería el partido más votado con un 29 por ciento de las papeletas frente al 28,7 por ciento de diciembre.

Los socialistas del PSOE sería segundos con un 20,3 por ciento, por debajo del 22 por ciento anterior, mientras que el partido izquierdista Podemos quedaría tercero con un 18,1 por ciento, también por debajo de sus resultados en diciembre (20,7 por ciento). El centrista Ciudadanos, en tanto, sería de nuevo cuarto, aunque con un porcentaje mayor, subiendo del 13,9 por ciento al 16,9 por ciento.

El otro gran cambio desde las elecciones anteriores vendría de Podemos en caso de acudir a las urnas en coalición con Izquierda Unida, ya que juntos tendrían el 22,3 por ciento del electorado y lograrían superar en votos al PSOE como fuerza hegemónica de la izquierda española.

La encuesta no proporciona una estimación del reparto de escaños en el Congreso, pero las pequeñas variaciones porcentuales con respecto a diciembre no auguran grandes cambios en la distribución de los 350 puestos del hemiciclo.

En torno a dos tercios de los 1.200 españoles encuestados el 26 y 28 de abril, cuando se hizo inevitable la convocatoria de nuevas elecciones, dijeron que seguían prefiriendo una opción política en la que pacten varios partidos en lugar de contar con dos grandes formaciones que se alternan en el poder, como sucedió durante toda la democracia española hasta los comicios de diciembre.

No obstante, la abstención podría aumentar tras cuatro meses de bloqueos y reproches mutuos, lo que quizá reforzaría levemente a los dos partidos tradicionalmente dominantes, PP y PSOE, frente a los dos emergentes, Podemos y Ciudadanos, que aún tienen dificultades para movilizar votantes en muchas zonas rurales, según el sondeo.

En torno a un 30 por ciento de los votantes se abstendría si las elecciones se celebraran hoy, frente al 26,8 por ciento de diciembre.

 

Hispanista revivido.