Las jetas de la casta

Buenos días, Palmaris parlamentados, congresados e incluso cortesados.

Las grandes alharacas que festejan
los pactos pa la Mesa de las Cortes
impulsan a saltar como resortes
a todos los blableros que nos vejan.

Veremos cómo al toro desorejan
sin nada de toreo y sin aportes,
y empiezan ya cobrando los importes
y halagan a ese líder que cortejan.

Renuévanse las jetas de la casta
con otras más amables y vistosas,
las viejas se retiran con la pasta,
las nuevas ya se arriman presurosas,
sin nadie que les diga que ya basta.
Y el pueblo se entretiene con sus cosas.

Salud y pronto para Ruth, Izaskun, Martín, Miguel, el suegro de Elena, la madre de Manuel y el gran Gandalf del Rif.

Nada de clima en Valencia.

Sit tibi dies levis.