Ley de la Comunidad Catalana en el Exterior: una idea buena con un objetivo malo

Con este proyecto de Ley el concepto de ‘Cataluña Exterior’ responde a la suma de catalanes residentes fuera de la Comunidad y las entidades en las cuales se organizan al mismo tiempo que pretende utilizar el Registro de los catalanes en el exterior y su empoderamiento electoral para sumar votos independentistas.

Hasta ahora este ámbito estaba regulado por una ley de 1996 que definía la relación de la Generalitat sólo con las entidades. El texto propone regular ahora la relación también con los más de 250.000 ciudadanos en el exterior y dotarlos de derechos y deberes.

Para construir este nuevo marco de relaciones la nueva norma pretende mejorar el Registro de Catalanes en el Exterior creado en 2014. Se trata de dar un salto adelante para convertirlo en un instrumento de mayor precisión que permita diseñar las políticas públicas destinadas a este colectivo.

Algunas de las políticas que propone la ley son facilitar el uso de la lengua catalana en el exterior con recursos pedagógicos; garantizar el derecho a los servicios sanitarios públicos de los residentes en el exterior durante sus estancias temporales en Cataluña; facilitar su participación en los servicios de información sociolaboral, así como la participación en programas del servicio público de ocupación.

Además, también tiene que permitir establecer una política integral del hecho emigratorio catalán, con políticas para acompañar y asesorar la movilidad internacional de los catalanes. En su partida, mantener su vínculo con Cataluña y, si se tercia, facilitar su regreso voluntario posterior.

Finalmente, el proyecto de ley también quiere fomentar la proyección internacional de Cataluña a través de los ciudadanos que viven en el exterior, en su papel como agentes activos de diplomacia pública para difundir la realidad política, social, económica y cultural de Cataluña.

Fue presentada por el conseller d’Afers Exteriors, Relacions Institucionals i Transparència del Govern de Cataluña, Raül Romeva, quien destacó que “el Registro de Catalanes en el Exterior es clave. Tiene que ser la herramienta mediante la cual el Govern pueda identificar los ciudadanos que residen en el extranjero”.

Un conseller d’Afers Exteriors que no pierde oportunidad de hacer el ridículo

El conseller d’Afers Exteriors, Relacions Institucionals i Transparència del Govern de Cataluña, Raül Romeva, presentó el pasado 9 de noviembre en el Parlament el proyecto de la Ley de la Comunidad Catalana en el Exterior y ha dado paso al debate parlamentario sobre el texto legal. El Parlament ha votado en contra de las dos enmiendas a la totalidad presentadas por C’s y PP, de este modo la ley ha empezado la tramitación parlamentaria y se prevé que se apruebe en el 2017. La llegada de este proyecto de ley al Parlament es un paso adelante para el reconocimiento de la comunidad catalana al exterior, una demanda histórica, según han señalado desde la Generalitat.

Durante la comparecencia, el conseller explicó que el texto legal “quiere reconocer a los catalanes en el exterior como sujetos con derechos y deberes destinatarios de la actuación del Govern”. También remarcó que “el Registro de Catalanes en el Exterior es clave. Tiene que ser la herramienta mediante la cual el Govern pueda identificar los ciudadanos que residen en el extranjero”.

Hispanista revivido.