Ley de nietos: La luz al final del tunel para un español de Cuba

Este caso ha sido uno de los más escandalosos, en un proceso ya de por sí plagado de abusos sin fin

Casi tres años para resolver un caso clarísimo de derecho español

Matanzas, Cuba – El 19 de octubre de 2012 se le negaba la nacionalidad española al hijo de un español de Cuba con el pretexto de que “incurrió en pérdida de la nacionalidad española el 26 de septiembre de 2006 dado que entre los 18 y 21 años no realizó la declaración de conservar la nacionalidad española”.

El joven hizo los trámites correspondientes de rigor pero nadie le hizo el menor caso, a pesar de ser hijo de español y que su propio hermano obtuviera la nacionalidad por ese motivo meses antes. Gracias a la ayuda de Doble R, un bufete de abogados radicado en Barcelona, Javier elevó su queja a la Defensora del Pueblo Soledad Becerril, la que no encontró nada raro en la decisión consular.

La resolución que deniega la solicitud de nacionalidad española por opción es conforme a derecho, ya que de la documentación que se aporta resulta que es nacido en Cuba, hijo de originariamente español, nacido también en Cuba. Por lo anterior, podría haber realizado entre los 18 y lo 21 años la declaración de voluntad de conservar la nacionalidad española. Al no hacerlo perdió la misma, por lo que solo cabe iniciar un expediente de recuperación, cumpliendo para ello los requisitos exigidos en el artículo 26 del Código civil, que le exigirían ser residente en España, salvo dispensa del Ministerio de Justicia, cuando concurran circunstancias excepcionales.

fuente: DobleR
Fuente: DobleR

Este caso tiene mucha tela por donde cortar, pero lo fundamental es que esta familia no estuvo bien informada del trámite que le correspondía por ser descendientes directos de españoles nacidos en España, a saber, la ley 36/2002 de 8 de octubre de modificación del código civil.

Pero para ello debería haber contado con el asesoramiento del Consejo de Residentes Españoles en Cuba (CRE) que para eso están o el del funcionario consular que se ocupó de esa familia el día que fueron a presentar la solicitud.

Ni los abogados del joven, ni la familia bajó los brazos y prosiguieron sus recursos ante la Dirección General del Registro Civil, la que acaba de pronunciarse el pasado mes de enero a su favor y así lo ha dado a conocer en una histórica resolución:

“Procede estimar el recurso interpuesto y revocar el Auto apelado declarando que D. Javier O. M. es encuentra dentro del supuesto de la Disposición Adicional 7ma. de la Ley 52/2007 para ejercer el derecho de opción a la Nacionalidad española de Origen. Firmado Laura López García, Cónsul 28/01/2016”

Pero la pregunta que cabe hacerse es la siguiente ¿Por qué razón la Dirección General de Registros y del Notariado ha tardado dos años y medio para resolver un caso tan claro?

 

 

Hispanista revivido.