Lo que tiran los franceses a la basura

La basura de unos es oro para otros, asegura la sabiduría popular, pero a veces las cosas con las que uno se tropieza te dejan estupefacto.

Como le sucedió el año pasado a Rafa, cuando sacaba a sus dos perros a pasear a primera hora de la mañana, y se encontró un bebé en el contenedor. Escuchó “como el maullido de un gato”.

«Lo cogí y lo apoyé contra mi pecho. Respiraba con dificultad pues le faltaba oxígeno, estaba muy pálido, tenía el ritmo cardíaco acelerado y la cicatriz del cordón umbilical era reciente. Le acaricié, le hablé, traté de estimularle, pero no reaccionaba». «Lo pasamos muy mal. Pensábamos que su vida se apagaba, que se nos iba”, contó en aquel entonces a la prensa.

Otros encuentran en los basureros de las grandes urbes un modo de vivir como las personas que viven en el vertedero de La Chureca en Nicaragua.

Muñeca triste

Lo mío fue menos épico pero no menos alucinante. Descubridlo vosotros mismos. No se necesitan palabras.

muneca-en-la-basura

Probablemente su antiguo dueño se casó con una chica de verdad, o la cambió por una más nueva, pues la inteligencia artificial también ha llegado a las muñecas y robots sexuales que se venden en tiendas online alrededor del mundo. China, Estados Unidos, Alemania y Francia son los principales fabricantes. La industria de los juguetes sexuales tamaño real, al desnudo explota en Occidente. Los resultados son los más realistas del mundo al igual que los precios que se pagana sobre una base de 6500 dolares. La silicona que utilizan es de última generación, no produce alergia al contacto y es altamente flexible como para hacer todas las posiciones del Kamasutra, aseguran los fabricantes.

He aquí la prueba.

On trouve de tout à Paris !

baby-dolls

 

Hispanista revivido.