El diputado chileno detenido ayer junto a los activistas y Damas de Blanco en La Habana, Felipe Kast, ofreció declaraciones a la prensa a su llegada a Santiago de Cuba en la mañana de hoy

Kast se encontraba de visita a su familia en la isla y ayer se unió al grupo de activistas que se reúnen pacíficamente todos los domingos en La Habana para exigir libertad de los presos políticos, respeto a los derechos humanos y democracia.

“Los últimos 21 domingos, 49 mujeres vestidas de blanco que caminan pacíficamente por La Habana han sido agredidas, han sido detenidas sin ningún diálogo” remarcó Kast. “Las acompañé ayer en esta caminata… sin mediar diálogo llegó un grupo de choque del régimen castrista y procedieron a golpearnos a los que estábamos caminando sin solicitarnos ninguna identificación y nos llevaron detenidos” explicó el diputado.

“No hubo diálogo, fui golpeado al suelo, esposado y llevado a un lugar sin explicar alguna razón” denunció Kast.

El diputado afirmó que las fuerzas policiales llegaron en buses, y eran unos 100 efectivos, algunos de ellos vestidos de civil. “Están violando elementos básicos de autoridad. Cuando uno es autoridad tiene que vestirse como tal y eso sin lugar a dudas es muy grave”.

Kast hizo un llamado a la sociedad chilena a reflexionar sobre el drama que viven las Damas de Blanco domingo tras domingo. “Ojalá que no se politice el derecho de expresión, el derecho a movilizarse, a hablar, a pedir respeto por el sentimiento de esas mujeres” pidió el diputado.

“Ver que un gobierno golpea a sus propias mujeres sin lugar es muy duro. En Chile en el pasado ya vivimos violaciones a los derechos humanos, ojalá que esto no se siga viendo en ninguna parte del mundo” afirmó Kast.

El partido Evopoli, del cual Felipe Kast es presidente, ha solicitado agradecer expresamente las gestiones al Gobierno de Chile a través de su Ministro de Relaciones Exteriores el Sr Heraldo Muñoz, al Embajador de Chile en Cuba el Sr Gonzalo Mendoza,y otros funcionarios chilenos por la gestión para su liberación.

Deja un comentario