Los amigos de Occidente también cortan cabezas

El grupo Nuredin al Zinki, muy presente en la provincia de Alepo, recibe apoyo estadounidense desde los inicios del conflicto sirio, este detalle no ha sido destacado por ningún medio relevante

  • Por lo general el enfoque de esta noticia es sensacionalista y mórbido y no señala a los responsables últimos de estos actos.

 

Aunque la Coalición Nacional Siria, principal grupo de la oposición política en el exilio, expresó su “conmoción frente a escenas horribles” e instó al grupo rebelde a castigar a los culpables, otros desmanes cometidos por los rebeldes de Al-Nusra, apoyados por Francia también han sido denunciados en repetidas ocasiones por la comunidad internacional. El comunicado difundido por la”La Coalición […] no respalda ningún comportamiento contrario a los principios de la revolución y a las aspiraciones del pueblo sirio que reclama libertad, dignidad y justicia”.

Por su parte el vocero del Departamento de Estado no negó dicho grupo de “rebeldes moderados” estuviera recibiendo ayuda de los Estados Unidos. Mark Toner, desde Washington, calificó el incidente como “horrible”. “Si se revela que estas alegaciones están fundadas, volveremos a examinar todo vínculo o cooperación que podamos tener con ese grupo“, añadió.

El chico de 12 años fue ejecutado en una calle del barrio de Al Mashhad, en la ciudad de Alepo, por rebeldes que lo acusaron de combatir en las filas de las brigadas Al Quds, un grupo palestino a favor del régimen sirio. Esta agrupación negó que el niño fuera parte de su movimiento y señaló que se trataba de un refugiado palestino de 12 años.

El video de la decapitación, que trascendió en las redes sociales el martes, muestra cómo un individuo agarra al niño del pelo y lo tumba boca abajo en la parte trasera de una camioneta. Con una mano, el individuo le sujeta las muñecas, y con la otra le corta la cabeza antes de exhibirla en alto.

En otro video el pequeño aparece rodeado de adultos en la parte de atrás de una furgoneta del tipo ‘pick-up’. El pavor inunda su mirada mientras uno de los combatientes le agarra del pelo y otro le acaricia la barbilla. Ante la cámara, los combatientes sostienen que el pequeño, identificado como Abdalá Aisa, de solo 12 años de edad, forma parte de la Brigada Al Quds, una milicia integrada por refugiados palestinos y que combate junto al régimen de Bachar al Asad.

Hispanista revivido.