Los cubanos asombrados porque los turistas no comen carne

En uno de sus ya clásicos reportages sobre Cuba, el TNYT reporta que la avalancha de turistas ha hecho cambiar sus costumbres, lo que crea fricciones

 

En efecto, los restaurantes habaneros, sobre todos los más conocidos, exigen una reservación a sus clientes. A primera vista, el problema no es por falta de lugares para comer. Antonio Díaz, profesor de economía en la Universidad de La Habana, que se estima que varios cientos de restaurantes viables han surgido desde 2011, cuando el gobierno relajó las restricciones estrictas sobre restaurantes privados, llamados paladares, pero la verdad es que cada vez se hace más difícil sentarse en una mesa sin haberla resrvado antes. Muchos cubanos se sorprenden. “Ellos vienen sin más y se asombran de que no haya sitio, dijo Amy Torralbas, de 31 años, propietaria del restaurante Otramanera ultramoderna que sirve una mezcla de cocina cubana y mediterránea.

Al mismo tiempo, los propietarios se esfuerzan por satisfacer las expectativas de los clientes extranjeros. Las cafeterías estatales son famosas por la lentitud del servicio que consiste principalmente en que los camareros informan a los clientes de los productos que no está disponibles.  Los nuevos locales emplean aestudientes universitarios atraídos por la oportunidad de ganar una fortuna en los negocios privados – el salario mensual promedio en Cuba es de alrededor de 25 $.

 

En Otramanera, los camareros saben el menú, vinos y les sorprende el hecho de que algunos extranjeros no comen carne.

“En Cuba, había una cultura culinaria, y ahora estamos aprendiendo acerca de entrantes, platos principales, el vino que acompaña a la comida Por ejemplo, aquí no había muchos vegetarianos; .. No sabíamos nada al respecto por lo que estamos aprendiendo ahora a la prepararse para este tipo de clientes “, dijo Amy.

Hispanista revivido.