Los cubanos no pagan sus deudas

Apro­xi­madamente, unos 100 mil morosos en todo el país

  • La deuda de estos se ubica entre los 50 y 120 000 pesos cubanos.
  • El gobierno estudia nueva norma, com­plementaria del Código Penal, que haga más efectivo el pago de la responsabilidad civil.

 

Una nueva gestión de cobro iniciará la Caja de Resarcimiento del Ministerio de Justicia, a partir del 4 de octubre, con el propósito de atraer al pago de la responsabilidad civil a los deudores morosos y así frenar la dilatada ca­dena de impagos.

Serapio Guerra Morales, director de la Caja, informó este viernes, durante un encuentro con la prensa, que el ejercicio contará con el apoyo de la Policía Nacional Revolucionaria, así como de otros organismos, y abarcará a todas las provincias del país. Recesará a finales de año y volverá a retomarse en enero del 2017.

Una acción similar, recapituló, tuvo lugar entre abril y noviembre del 2015, durante la cual 13 000 ciudadanos liquidaron totalmente su deuda, cifra que representó solo el 24 %, apro­xi­madamente, de los 57 000 que acudieron al llamado.

Una nueva gestión de cobro iniciará la Caja de Resarcimiento del Ministerio de Justicia, a partir del 4 de octubre

Como promedio anual, dijo, la Caja lograba recaudar unos cuatro millones de pesos, mientras que con este operativo se llegó a 21 millones, lo cual avala su pertinencia, teniendo en cuenta, sobre todo, que el número de convocados esta vez es muy superior.

De acuerdo con Guerra Morales, en esta ocasión se actuará sobre los deudores que no acudieron a la convocatoria del 2015 o asistieron, pero han incumplido sus convenios de pago. Además, se incluirán ciudadanos que por alguna razón no fueron citados durante el ejercicio anterior.

Aseguró que «para el pago se priorizará, como se ha venido haciendo, a aquellos cuyos deudores ya honraron todos sus compromisos o saldaron parte de estos. También se seguirá resarciendo a todas las personas pendientes de causas del 2007 o anteriores, quienes deben presentarse en las oficinas provinciales. El resto de los pagos continuará progresivamente».

A diferencia del 2015, acotó, en esta oportunidad no recesarán los trámites de la Caja, pues se trata de un proceso mucho más organizado, cuyos resultados deberán convertirlo en un sistema constante de trabajo.

Si bien estas gestiones de cobro no permiten honrar todas las deudas atrasadas y aún son disímiles las insatisfacciones que involucran a la Caja, constituyen, al menos, otro impulso, has­ta tanto no se apruebe la nueva norma, com­plementaria del Código Penal, que haga más efectivo el pago de la responsabilidad civil.

Hispanista revivido.