No se la media de sueldo de un concejal español; pero la media de jornal de un trabajador portuario, de los que más cobran, en Canarias, es de 1.400 € mes.

En esta rara y dispareja España, existen varios grupos mafiosos, casi todos de aparente consumo y borrachera de agua bendita, pero malos con cojones para el resto de la población, entre los cuales podemos incluir a tope, a la mafia de las “autoridades portuarias españolas”: un verdadero nido de amichis, que comen en mesa aparte hasta hartarse, y se ubican en los más de cuarenta puertos españoles haciendo y deshaciendo, y repartiendo migajas a una cohorte de bailaguas, a los que llaman asesores, que los aplauden y los babean.

Ellos, las “autoridades portuarias” dilapidan los fondos públicos metiéndose en todo tipo de negocios diferentes de lo que son los puertos y sus necesidades. Y no sería nada raro encontrar a alguna “autoridad” portuaria tomando parte en algún club de alterne porque entienda que es de necesidad para los embarcados. Y todas, absolutamente todas las citadas “autoridades portuarias”, dejan en mantillas al Gran Capitán en lo de maquillar las cuentas públicas.

Frente a ellos; frente a esa fuerza arrolladora monopolizada y dilapidadora de los fondos públicos portuarios, con un presupuesto, en la mayoría de los puertos para nada, pero que supera el 80% del presupuesto, se encuentran los trabajadores portuarios, que, en el caso español, si llegan a seguir siendo “defendidos” por los sindicatos tradicionales de los demás trabajadores españoles, a esta hora estarían los trabajadores portuarios con los mismos derechos laborales que gozan los demás trabajadores españoles, que ya tienen que ir al trabajo con pañales porque no tienen permiso para perder el tiempo en asuntos tan banales como orinar o hacer caca, y si alguna empresa es benevolente y los deja ir al aseo tienen más cámaras ocultas que un plato de nuestras libres e independientes televisoras.

Con una afiliación responsable prácticamente del cien por cien de los trabajadores portuarios españoles, el sindicato La Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar (CETM), aparte de que son una envidia de las demás organizaciones sindicales tradicionales españolas que no llegan ni sumándoles a todas sus afiliados al 2% de la masa laboral vigente, el asunto no tiene más misterio que la CETM funciona, y funciona bien, en defensa de sus asociados; y no al uso y costumbre de la monarquía sindical española actual que a nivel de dirigentes se acuesta y le lleva el desayuno a la cama a la patronal.

Los vendidos medios de comunicación españoles, salvo algunos digitales, están desinformando día y noche sobre el asunto que defienden los trabajadores portuarios españoles, y quieren llevarlo todo al escalón de que los obreros portuarios son unos señoritos, y con su sociedad, las llamadas Sagep, Sociedades Anónimas de Gestión de Trabajadores Portuarios, que fueron creadas tales sociedades de gestión por el mando para joder la propiedad intelectual y el valor laboral de las gentes, con inteligencia y mandando a hacer gárgaras a los sindicatos tradicionales españoles, los obreros portuarios crearon en cada uno de los puertos españoles una Sagep, que se encarga fundamentalmente en garantizar la profesionalidad de los trabajadores portuarios, y en segundo lugar, que el  sueño de todas las “autoridades portuarias” de joderlos y humillarlos y que les pase como a los demás obreros españoles, no lo puedan realizar porque la unión de los trabajadores portuarios españoles es un feliz hecho, una feliz realidad, y no el descafeinado y domesticado sindicato que padece el resto del mundo laboral español.

La Federación de los Trabajadores de los Puertos (FTP) de toda España, es poderosa y está unida. El sueño de meter a trabajar en los puertos por la comida al primero que pase por la calle, y si se muere en una bodega, o lo aplasta un contenedor, uno menos y angelico al cielo, es un sueño de las llenas de consejeros “autoridades portuarias españolas”, siempre al servicio del egoísmo empresarial, que no le importa, porque son los “suyos”, sus defensores, que los consejeros se lleven un dineral de los puertos, pero que si pudieran, y llevan años intentándolo, llenaban los puertos españoles de accidentes humanos y de gente a trabajar por la comida o por las escurriduras de las bodegas de los buques a granel, como pasó años de atrás.

No se la media de sueldo de un concejal español; pero la media de jornal de un trabajador portuario, de los que más cobran, en Canarias, es de 1.400 € mes. Si ganan más es porque hace más horas extras de noche o cuando le interese al barco, un medio de transporte que siempre lleva prisa. Si cobran un sueldo decente es porque se lo ganan y lo tienen que defender casi a diario, y, lo más triste del asunto, porque los demás obreros en vez de imitar su defensa y unión, desde su falta total de cojones laborales, les tienen puta envidia.

Salud y Felicidad. Juan Eladio Palmis.

1 Comentario

  1. DEL MAR VENGO

    Del mar vengo,
    del mar traigo
    una red de pescar azul,
    otra red
    de pescar penas negras.

    La de pescar azul
    me la lleve a la mar
    desde tierra.
    La otra red que ahora traigo,
    la de pescar penas negras,
    me la dio la mar
    por navegar
    demasiadas singladuras
    en ella.

    ¡Ay penas de mar!
    Penas de las redes negras,
    redes que por lastre llevan
    montones y montones
    de noches
    que parecen peñas,
    arrecifes de cuchillo
    batidos por la mar
    a las que las olas,
    para desgarrarse,
    llegan.

    De la mar vengo.
    De la mar traigo
    todo cuanto se
    sobre redes de pescar azules
    y redes de pescar
    penas negras.

Deja un comentario