Independentismo catalán y españolismo

El independentismo catalán como el máximo exponente del patriotismo español

El independentismo catalán es lo más facha y español que ha parido España en estos últimos años

 

Gonzalo Gómez de la Calle

El independentismo catalán que hoy vivimos no es la consecuencia directa de la promesa del ex-presidente “Zp”, de su promesa de aprobar cualquier Estatut catalán. El asunto catalán transciende más allá de la realidad de confrontación que tanto les gusta discutir al PSOE y al PP. La cuestión catalana tiene su origen en el españolismo más provincial y profundo.

Las reivindicaciones de igualdad, que se exigen hoy entre los españoles, son simples copias de los textos del S.XX que ya nuestros antepasados publicaban.

Durante la II República se inundaron las calles de panfletos como el que se adjunta a continuación, el cual fue impreso por el castellano Ramiro Gómez Talavera. En este documento se puede observar cómo se hace un llamamiento a la Guerra contra el Estatuto Catalán, pues ya a principios del S.XX suponía un agravio comparativo entre los españoles. Sin embargo, algunos afirmarán que eso panfletos eran distribuidos por castellanos exaltados que querían subvenciones públicas para sus yermos campos. No obstante, la realidad provincial de la época era otra, y es que los catalanes y los vacos durante todo el S. XIX se habían visto favorecidos por los aranceles impuestos a productos más competitivos que los suyos, lo cual favoreció el impulso económico de esta región, al igual que la región de las Vascongadas. guerra al estatuto

Una vez hemos recordado un poco de Historia, es justo explicar cómo los catalanes independentistas son el mejor ejemplo del españolismo. Pues bien, hoy en día, no es raro encontrar declaraciones de personalidades públicas renegando de su nación, véase el ejemplo del actor Willy Toledo, quién arremetió contra el Día de la Hispanidad y de la Nación, o incluso, los políticos que se sienten avergonzados de lo que representa España. Sin embargo, el problema de la Nación española es que muchas veces quién no ha ido a alguien ir en contra de los intereses de España o simplemente, en un partido de baloncesto como comentaba Fernando Trueba. Este último individuo, renegó del esfuerzo que la selección de baloncesto hizo en el Eurobasket y tuvo que ser defendida por el ministro de Educación, Cultura y Deportes, el señor D. Ignacio Méndez de Vigo.

Los catalanes y los vacos durante todo el S. XIX se habían visto favorecidos por los aranceles impuestos a productos más competitivos que los suyos.

Hasta este momento, solo hemos enumerado hechos de rechazo a todo lo que conlleve ser español. Entonces, ¿ser un independentista catalán no es renegar de España de la forma más radical? La respuesta es clara y sencilla, pues es un sí. Es el mayor sí a ir en contra de los éxitos que el pueblo español, y con ello, el pueblo hispano ha hecho durante los hitos de la Historia. Es ir en contra de la Historia de la Humanidad y del desarrollo. No obstante a quienes les gusta ser independentistas, pero seguro que decirles que son lo más español que existe en la actualidad no les gustará.

Vemos, cómo poco a poco la construcción de la España actual se ha basado en el rechazo a nuestra historia. Desde la gente que rechaza la gestión monárquica hasta la protección que se dio a los indígenas por la ley española, a pesar de que la Leyenda Negra diga lo contrario, hasta el sistema democrático del 78. La historia de España es el tira y a floja de renegar de dónde venimos. Es más, se puede afirmar que el español auténtico es aquel ciudadano que vive en cualquier provincia, que busca su interés único y que se cierra a contribuir al bien de los demás mediante la solidaridad. Hay que recalcar que este principio último ha marcado la administración española desde el S.XVI, en donde los virreinatos se ayudaban entre sí parar contribuir en el desarrollo de todas las zonas por igual, hasta la ayuda entre las comunidades autónomas.

La construcción de la España actual se ha basado en el rechazo a nuestra historia

Por último, cabe destacar, cómo todos los ejemplos que hemos visto de rechazo a España vienen marcados por un interés egoísta, un interés que destruye la bondad de lo que realmente significa ser español y enarbolar el patriotismo español deformado, es decir, un sucedáneo de lo auténticamente español. Sin embargo, hasta que la sociedad española no deje de parir individuos que atenten contra la unidad nacional, podremos afirmar, que esa gente es el mayor símbolo del españolismo: Rechazo absoluto y total a la consecución de un bien común. En otras palabras, podemos afirmar, que el independentismo catalán es lo más facha y español que ha parido España en estos últimos años. Los independentistas son los españoles más patriotas de nuestros días.