Los juegos olímpicos y el maratón, dos invenciones francesas

Francia tuvo una importancia fundamental en el rescate de la tradición olímpica griega

  • También en la creación de la carrera cumbre de la máxima cita deportiva mundial: el maratón. Se lo contamos en este programa.

Fuente: María Carlina Piña, RFI (Audio)

Los Juegos Olímpicos tal y como se practican en la actualidad, fueron instituidos por un noble francés, Pierre de Frédy, Barón de Coubertin. La primera edición de estos juegos multidisciplinarios se realizó en Atenas, en 1896, y desde entonces se realizan cada cuatro años, cada vez en una ciudad distinta, con excepción de tres ediciones anuladas, en 1916, 1940 y 1944, debido al estallido de las dos Guerras Mundiales.

“Francia tuvo una presencia fundamental en el rescate de los Juegos, no sólo porque la idea haya sido de un francés. Sino porque con ello se impulsó un cambio en el concepto del deporte. Hasta entonces no se concebía el deporte como algo lúdico. A los chicos se les iba preparando físicamente pero para, en caso de ser necesario, participar de la guerra. De hecho, en la Antigüedad las especialidades eran carrera, carrera con armadura y escudo, lanzamiento de jabalina o lanza, arquería, lucha, etc. Pierre de Coubertin y los que impulsaron el deporte escolar cambiaron ese concepto para que el deporte fuera no una pelea, sino para divertirse y competir sanamente”, explicó a RFI el especialista argentino Luciano Wernicke, autor del libro Historias insólitas de los Juegos Olímpicos.

Otro de los aportes cruciales de Pierre de Coubertin fue dar a estos Juegos Olímpicos un carácter internacional. Para ello, dos años antes de la primera edición, se fundó el Comité Olímpico Internacional, organización que sigue rigiendo esta competencia deportiva.

“Ése fue otro aporte de Coubertin, la dimensión universal. Los antiguos griegos sólo dejaban competir a griegos libres. Ningún extranjero podía participar, salvo algunas excepciones notorias, como fue el caso de Nerón. En los primeros Juegos Olímpicos no compitieron todos los países, por supuesto, pero la cifra de participantes no ha dejado de aumentar desde entonces”, agregó Wernicke.

El especialista también destacó el hecho de que Pierre de Coubertin era hostil a la participación de mujeres. De hecho, ésa es una de las principales críticas que se le hacen al barón francés, así como su coqueteo con la ideología del nazismo.

No obstante, el francés pasó a la historia como el artífice de los Juegos Olímpicos modernos pero también del maratón, una carrera instituida por Coubertin especialmente para las Olimpíadas.

“Coubertin tuvo desde el principio la idea de crear una prueba inédita para sus Juegos. Lo conversó con un amigo suyo historiador quien dio con una anécdota reseñada por Heródoto, sobre un joven soldado, Filípides, que debió correr desde la llanura de Maratón hasta Atenas, unos 40 kilómetros, para anunciar la victoria sobre los persas. Eso le dio a Coubertin la idea para crear esa carrera, que se corrió desde la primera edición de los Juegos Olímpicos”, concluyó Wernicke.

Otra disciplina olímpica que es un puro producto francés es el triatlón, que reúne la natación, el ciclismo y la carrera a pie, y que hizo su debut olímpico en los Juegos de Sídney de 2000.

Hispanista revivido.