Los nostálgicos pueden dormir tranquilos: la Lenin no cierra

«Lo que se hace es para fortalecerla, a partir de crear mejores condiciones para estudiantes y profesores», continúa la directiva a través de una de las redes sociales más consumidas por los cubanos según datos de Google Trends y Alexa.

La Viceministra señala que el Ministerio de Educación desde el año 2012 se planteó una estrategia para el rescate de los objetivos y principios fundacionales de todos los Ipvce del país, en especial del Vladimir Ilich Lenin, «por su connotación y resultados alcanzados en todos los tiempos».

En el caso de esta escuela, también «se reajustan las áreas de dormitorios y docentes, teniendo en cuenta la matrícula actual y perspectiva».

De acuerdo con lo detallado en su post por Mc Pherson Sayu: «Este centro hasta el 2006 mantuvo las 6 unidades con una matrícula de aproximadamente de 4 500 estudiantes. En esa época era el único preuniversitario en la capital. A partir del 2012 con la apertura de todos los IPU en la capital la matrícula disminuyó entre 1200 y 1500 estudiantes, cifra que se mantiene hasta estos momentos, por lo que se utilizan solo dos unidades».

En su criterio eso no es una pérdida, pues el Ipvce continúa como centro de referencia, en cuanto a los indicadores que miden la eficiencia de este tipo de escuelas en la enseñanza media superior.

«Es cierto que cuatro unidades tendrán otros usos, pues no tiene sentido reparar un centro tan grande para recibir solamente a un tercio de su matrícula original», concluye no sin antes reiterar que «la casa azul por la que soñaron tantas generaciones de habaneros se mantiene y se mantendrá!!!».

En la nota publicada el pasado 4 de noviembre por la Revista Juventud Técnica se exponía que la reducción de las áreas de la Lenin implicaría «prácticamente la desaparición de la vocacional de la manera en que originalmente fue concebida».

También argumentaba que la solución a problemas ya conocidos como la depauperación constructiva, la pérdida de profesores de alta calidad, la falta de control en algunos procesos internos así como de atención priorizada por parte de las autoridades del sector educativo «no debía ser la eliminación de la escuela, sino retomar la esencia original de su surgimiento y mejorar las condiciones».

Hispanista revivido.