Más de un centenar de asociados de la Colonia Zamorana de Cuba se reunieron, el pasado 12 de marzo, para celebrar la entrega de la Medalla de Oro otorgada por las Cortes de Castilla León, con motivo del 34º Aniversario del Estatuto de Autonomía, a representantes de la emigración en Argentina, Cuba y México.

 

En Cuba, fue entregada a Sergio Rabanillo Dámera, que fue presidente de la Agrupación de Sociedades Castellanas y Leonesas (Ascyl) durante 16 años y de la Colonia Zamorana de Cuba durante 20.

En el acto se leyeron las palabras pronunciadas por Sergio Rabanillo cuando se le entregó el premio: “es un reconocimiento al amor correspondido (…) los hijos y nietos de emigrantes aman a Castilla y León por referencia, la mayoría, sin haber puesto un pie nunca aquí, un amor transferido junto con los genes. Quizás un hecho que hace que la añoranza sea multiplicada”. “La Medalla es un mensaje, alto y claro, que nos llega de las Cortes de Castilla y León diciendo “No los olvidamos»”, afirmó.

Directivos y asociados de la Colonia Zamorana, que estaban a miles de kilómetros de donde se realizó el evento, quisieron conceder de forma simbólica este premio a los emigrantes que participan activamente en la vida social de la entidad, entregándole un ramo de rosas a la emigrante más joven del colectivo zamorano, María de los Ángeles Lorenzo, que agradeció emocionada este reconocimiento.

En el encuentro también se celebró el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. A diferencia de un centenar de países donde las mujeres se unieron en un paro mundial y marcharon en protesta por las calles exigiendo la igualdad de género y el fin de la desigualdad laboral, la discriminación y la violencia hacia las mujeres, las asociadas de la Colonia Zamorana celebraron en Cuba este día como mujeres plenas, enaltecidas, activas, creativas, presentes en cada espacio y orgullosas del camino recorrido con avances en la promoción de la igualdad de género.

Este año, el homenaje estuvo dedicado a las mujeres de la tercera edad. Por ello se proyectó el documental ‘Mujeres, el alma profunda. Las hijas de las estrellas’, de Ingrid Padrón y Lisset Vila, el cual profundiza en las frustraciones, la soledad, los prejuicios con la sexualidad, la viudez y otras problemáticas que surgen en esta etapa de la vida. En él se puede ver como las protagonistas narran su niñez, juventud, amores, desamores, errores, pérdidas sentimentales y cómo han tenido que sobreponerse a la violencia, la discriminación y el sufrimiento, alimentado, al mismo tiempo el amor, la esperanza y los sueños.

El documental forma parte del ‘Proyecto Palomas’ y, aunque protagonizado por mujeres, tiene también un mensaje válido para los hombres.

Al evento acudió una de las protagonistas, la profesora Carmen Almodóvar Muñoz, directora de la Sala de Conferencias sobre Cultura Hispano-Cubana, que coauspician la Aecid y la FSEC que al finalizar el documental, junto con la investigadora y curadora del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic) y el periodista del diario Juventud Rebelde, Edel Lima, inició un debate entre los asistentes.

Al terminar la actividad todos los asociados brindaron como signo de confraternidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here