El buque-escuela Juan Sebastián Elcano, el ministro Margallo y una delegación empresarial visitan La Habana en mayo

 

Miguel González – Aunque el bloqueo político ha dejado sin fecha un posible viaje de Mariano Rajoy (el primer mandatario europeo en visitar la isla fue el francés François Hollande en mayo pasado) o de Felipe VI (su padre, el rey Juan Carlos, nunca acudió a la isla en visita oficial, aunque estuvo en la Cumbre Iberoamericana de La Habana, en 1999), España tendrá una notable presencia en Cuba durante el mes de mayo.

La visita más vistosa será la del buque-escuela de la Armada Juan Sebastián Elcano, pero se acompañará con el viaje del ministro de Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo y de una delegación empresarial bajo el paraguas de la Cámara de España. Como colofón, la inminente firma del pacto para convertir en inversión los 375 millones aún pendientes de los 2.500 que sumaba la deuda cubana con España.

La imagen emblemática de este regreso será la del Juan Sebastián Elcano, el buque escuela de la Armada, que atracará en La Habana el 11 de mayo, procedente de San Juan de Puerto Rico. Será la décima visita de este bergantín-goleta desde 1929 y la primera en los últimos cuatro años. Lo que diferencia esta visita de todas las anteriores, además de la situación interna que vive Cuba, es que el Juan Sebastián Elcano —que inició el pasado 5 de marzo en Cádiz su 77º crucero de instrucción— navegará directamente desde La Habana, de donde zarpará el día 16, a Miami, donde atracará dos días después. Los más veteranos no recuerdan cuál fue la última vez que un buque de guerra, aunque se trate de un velero, cubre las menos de 200 millas que separan La Habana de la capital del exilio cubano en EE UU.

Aunque aún no se ha confirmado, es probable que el buque escuela de la Armada coincida en La Habana con José Manuel García-Margallo. El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación en funciones declaró ayer a Onda Cero que está buscando fecha para viajar a Cuba “de forma inmediata”. A Margallo le gustaría, según fuentes de su entorno, recibir en La Habana al Juan Sebastián Elcano, lo que daría mayor realce a su visita. Este será el segundo viaje de Margallo a Cuba, tras el que realizó en noviembre de 2014, cuando pronunció un discurso en favor de la transición y la apertura democrática en La Habana que le costó no ser recibido por el presidente Raúl Castro.

La visita de Margallo no será la única. Entre el 19 y el 20 de mayo se reunirán en La Habana las cámaras de comercio de los dos países. A la delegación española, encabezada por el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz (que viaja por cuarta vez a La Habana desde abril del año pasado), se ha sumado un nutrido grupo de empresarios, interesados en tantear las oportunidades de negocio que se abren en Cuba.

Las principales cadenas españolas, que gestionan más del 40% de las plazas hoteleras de la isla, se preparan para construir nuevos hoteles, remodelar unos inmuebles ya vetustos o elevar su categoría ante la inminente llegada de sus competidores estadounidenses, mientras que firmas como la cervecera Damm o la de equipamientos sanitarios Roca pueden ampliar los sectores productivos en los que operan las empresas españolas.

El impulso decisivo para las relaciones económicas debe venir del acuerdo para convertir los 375 millones de euros de la deuda cubana pendiente con España en un fondo para financiar proyectos de interés común en la isla. El acuerdo, que fue cerrado la semana pasada en La Habana por responsables de la dirección del Tesoro, lo debe firmar en las próximas semanas el vicepresidente del Consejo de Ministros cubano Ricardo Cabrisas.

Estos 375 millones eran la parte pendiente tras pactar 200 millones de deuda a corto plazo (111 condonados) y renegociar en el Club de París unos 2.000 millones a medio y largo plazo, de los que se condonaron casi 1.500 en intereses de demora.

Deja un comentario