El presidente del gobierno mantuvo, a pesar de las restricciones presupuestarias y la obligación de cumplir los objetivos de déficit fijados por la Unión Europea, el Programa de Mayores y Dependientes dotado con 2,9 millones de euros que tanto ha ayudado a los #españolesdecuba desamparados tras el colapso del sistema de salud cubano.

La finalidad del mismo desde su creación ha sido la de “mejorar las condiciones de vida de los españoles mayores y/o dependientes en el exterior mediante el apoyo a centros sociales, centros de día y residencias de mayores, para la realización de actividades de carácter informativo, social o asistencial de las instituciones que tengan como finalidad la atención de dicho colectivo”.

Como ya se informó en la prensa especializada, este programa fue exceptuado de la Orden del Ministerio de Hacienda del cierre del ejercicio presupuestario a través de un acuerdo del Consejo de Ministros del pasado 18 de noviembre de 2016.

Además, la orden de cierre presupuestario solamente afectó a los programas de subvenciones pero en ningún caso a las ayudas de carácter individual como las prestaciones por razón de necesidad a favor de los españoles residentes en el exterior y retornados; las prestaciones para ‘niños de la guerra’; la pensión asistencial por ancianidad para españoles de origen retornados; las ayudas asistenciales extraordinarias para residentes en el exterior y las ayudas extraordinarias para retornados.

La suspensión de estos programas durante 2016 ha caído como un jarro de agua fría sobre la ciudadanía en el exterior. Una decepción que se ve incrementada por la incertidumbre que planea ya sobre qué pasará en este año 2017, sin un presupuesto aprobado y sin saber si estos programas se mantendrán.

Deja un comentario