Masacre islamista y mojigatería

Otra vez el islamismo radical ha masacrado a inocentes en Orlando, Estados Unidos. La mayoría se empeña en calificar este atentado como un acto en contra de los homosexuales, lo que sin duda también lo es

 

Recuerden que en algunos países dominados por esta religión y por la Ley de la Sharia se lapidan a las mujeres y decapitan y ahorcan a los homosexuales. Cuando ocurrieron las tragedias en París muchos dijeron que los ataques iban en contra de los caricaturistas atrevidos de Charlie Hebdo, después que lo hacían en contra de los rockeros, el deporte y la música cuando explotaron bombas y asesinaron a balacera limpia en el Estadio de France, en el teatro Bataclán, y en los bares del 11ème . ¿Hasta cuándo vamos a seguir echándole la culpa a todo menos a lo que en realidad la tiene? El islam radical, DAESH, el Estado Islámico. Cuando me refiero al islam radical hago referencia a los extremistas que han copado Occidente imponiendo sus creencias y costumbres atreviéndose a propalar el odio en las televisiones e instituciones de nuestros países, como se ha podido ver recientemente en un programa televisivo local de Orlando donde un imán instigaba a acabar con los homosexuales (video en Facebook).

En cuanto a que la culpa radica en la utilización de armas en los Estados Unidos, permítanme que les recuerde que los terroristas de París estaban más o tan armados hasta los dientes que cualquier coleccionista de armas en Estados Unidos.

Tras lo de Orlando otra vez empieza la cadena de oraciones, el peace and love, y la letanía o jodientina habitual de brindarle más amor al que más te acribilla a tiros. Cuando unos buenos bombazos en el corazón de DAESH es lo que haría falta.

Lo otro que personalmente me inquieta es el hecho de que hace unos días también unos pistoleros balacearon hasta la muerte a una joven cantante en esa misma ciudad norteamericana. ¿Investigaron bien de dónde provenían esos criminales? Pues dado que el FBI poseía antecedentes y había investigado al asesino de la discoteca Pulse en Orlando y lo dejaron hacer y deshacer hasta el infortunio final, me pregunto si los asesinos de esta joven no tendrán alguna relación con los actos de terrorismo que han empezado desde hace un tiempo a llevarse a cabo de manera solitaria y en los sitios más inesperados. Recuerden al terrorista de Toulouse.

Quisiera añadir que hace tan sólo unos días otros terroristas palestinos sembraron el pavor y asesinaron en un restaurante de Tel Aviv, Israel. Mínimas fueron las muestras de solidaridad mundiales. ¿Por qué? No hay que preguntárselo demasiado.

Sugiero que dejen ya la comemierdería políticamente correcta y acaben de una vez y por todas de salir del verdadero armario y marchemos masivamente en una firme condena al islam radical, con todas sus letras. Espero que la próxima Gay Parade esté dedicada a exigir que se bombardee a ISIS y que a esa manifestación festiva y amorosa se unan en protesta los musulmanes del mundo entero que según ellos predican el amor y la paz.

Donald Trump, desde luego, se aprovecha de la oportunidad, ¿se habrá enterado de que la mayoría de las víctimas son de origen hispano? Habría que ver qué haría él si estuviera en la presidencia. En cuanto a Obama,  se contentó con una intervención televisiva bastante fría y diría que hasta indiferente. Desconozco qué ha dicho hasta ahora Hillary Clinton, si lo ha hecho no ha trascendido allende los mares. Los políticos franceses por su parte zanjan el tema twitteando, creen que con eso basta.

Zoé Valdés.