Miniguía para hacer negocios en Cuba

 Consejos prácticos para inversionistas norteamericanos, empresarios sociales y organizaciones

 

Desde el anuncio conjunto del 17 de diciembre de 2014 por parte de Cuba y EE.UU. de que las dos naciones iban a restablecer las relaciones diplomáticas, ha habido un aumento del interés por parte de todos los sectores de negocios debido a la perspectiva de desarrollar relaciones de negocios con la nación isleña. Las oportunidades de negocios entre norteamericanos y cubanos sin duda serán abundantes, en especial a largo plazo. Sin embargo, la exaltación de los medios ha pasado por alto la inconveniente verdad de que trabajar en Cuba es extremadamente difícil para los extranjeros, y seguirá siendo así durante largo tiempo, en especial para los norteamericanos. En un intento por acortar su curva de aprendizaje y hacer que su experiencia en la isla sea más beneficiosa y fructífera, hemos desarrollado esta Miniguía para hacer negocios en Cuba. Esta guía brinda información realista, práctica y actualizada a los recién llegados que desean establecer lazos de negocios en Cuba –ya sea en busca de ganancias, sin afán de lucro, híbridos o como empresarios sociales.

Esta Miniguía ha sido preparada por los miembros del Proyecto de Empresa Socialmente Responsable y de Desarrollo Local en Cuba, una colaboración internacional de expertos en empresas cubanas y desarrollo. Aunque es probable que la mayoría de la actividad empresarial EE.UU.-Cuba será con fines de lucro, el compromiso nacional de Cuba con el bienestar social y medioambiental de sus ciudadanos requerirá que toda actividad de negocios sea realizada con sensibilidad y responsabilidad en cuanto a su impacto social y medioambiental. Sobre todo, es importante recordar que la relación con Cuba debe hacerse de manera mutuamente respetuosa que ayude a Cuba a preservar e incrementar los logros de su revolución, mientras se minimiza el riesgo, y salvaguardando la buena voluntad y capital limitado de inspirados empresarios norteamericanos.

Por parte de Estados Unidos 

Cuba y EE.UU. actualmente se encuentran discutiendo el restablecimiento de las relaciones diplomáticas. Pero la completa normalización de las relaciones puede tardar años en lograrse y, en un número de áreas fundamentales relacionadas con los negocios, pueden requerir de la aprobación congresional en EE.UU. Es más, el gobierno norteamericano aún no ha aprobado el viaje generalizado de turistas a Cuba. Esto significa que el embargo financiero y comercial, así como porciones de la prohibición de viajar a los ciudadanos de EE.UU., con todas sus consecuencias negativas, aún están vigentes en gran medida. Afortunadamente, ya ha habido recientemente dos delegaciones congresionales a Cuba (enero y febrero de 2015), lo que es una señal del amplio apoyo e interés en la normalización de las relaciones de negocios y la apertura de una vía hacia la entrada de los intereses norteamericanos de negocios en la Isla.

Aunque EE.UU. ha hecho algunos ajustes progresivos a un número de regulaciones anteriores al 17 de diciembre, incluyendo el aumento de las categorías aprobadas de viaje y apoyo a esfuerzos humanitarios, aún no está totalmente definida una clara  interpretación de lo que estos cambios significan en la práctica. Los cambios están sucediendo con el tiempo, por tanto, es importante analizar continuamente el marco regulatorio para las transacciones comerciales aprobadas antes de embarcarse en cualquier oportunidad potencial de negocios.

Por la parte cubana 

Aunque es cierto que el gobierno cubano se encuentra en el proceso de implementar importantes reformas económicas que crearán nuevas oportunidades de negocios, los que buscan obtener ganancias de ellas deben comprender que Cuba está totalmente comprometida con permanecer como estado socialista y no está ampliando sus oportunidades de negocios como antecedente para abrazar el capitalismo. El objetivo general de la reforma es lograr un “socialismo próspero y sostenible”, no adoptar el capitalismo irresponsable.

La gente de negocios que quiera negociar con Cuba debe respetar los principios del socialismo, ser capaz de realizar negocios dentro de los parámetros de la ideología política del Estado, y adaptarse a la cantidad de control estatal sobre las transacciones que existen hoy en Cuba. Esas cosas no son probables que cambien a corto plazo.

También debe superarse la desconfianza mutua. En EE.UU., hay poderosos bolsones de apoyo a las sanciones contra Cuba, y en Cuba algunos tienen grandes sospechas y desconfían  de los motivos norteamericanos. Por ejemplo, algunos cubanos en la isla interpretan los recientes cambios del presidente Obama a las regulaciones EE.UU.-Cuba como una extensión de las históricas operaciones encubiertas de EE.UU. que buscaban el “cambio de régimen”. Ambas partes tienen buenas razones, dadas las décadas de chanchullos de espía vs. espía y la gente de negocios debe esperar cierto nivel de recelo cuando exploren por primera vez las oportunidades potenciales de negocios.

Todos los negocios entre cubanos y extranjeros, así como cualquier negocio formal entre los propios cubanos, se hacen con el conocimiento y aprobación explícitos del gobierno cubano. Es más, los aportes normales a los negocios, como capital local, plantas y equipamiento actualizados y amplio acceso a Internet de alta velocidad no están fácilmente disponibles para proyectos extranjeros. Sin  embargo, los recursos humanos cubanos, la mayoría de las veces aprobados y facilitados por el estado, son abundantes y están dispuestos a trabajar. Estén preparados para invertir más tiempo que el que normalmente uno programa para obtener los permisos, debido al necesario exceso de tiempo para recibir las aprobaciones burocráticas apropiadas y el acceso a la infraestructura y suministros necesarios.

El gobierno cubano no está interesado en atraer los negocios extranjeros con el objetivo de hacer dinero, En la Isla no existen tradiciones soberanas de consumidores ni una sociedad de abundancia con consumidores con poder de compra. Las empresas deben hacer claros impactos positivos en la población, el medio ambiente y la economía, tal como los definen las entidades estatales, no las empresas privadas. La corrupción, aunque presente, está muy mal vista y es castigada con duras condenas lo mismo para ciudadanos cubanos que para socios internacionales.

El gobierno cubano está buscando grandes inversiones, no pequeños esfuerzos. Los proyectos valorados por debajo de varios millones de dólares tendrán grandes dificultades para ser tenidos en cuenta. Téngase en mente que la burocracia gubernamental que aprueba los proyectos es muy pequeña y muy centralizada. Se necesitará de ayuda local solo para llegar hasta la puerta del funcionario gubernamental adecuado. Aún entonces, la entrada a su oficina puede que nunca suceda debido a la falta de personal. También es extremadamente difícil para las organizaciones no gubernamentales (ONGs) establecer una presencia física en Cuba, incluso después de haber invertido grandes sumas de recursos en la construcción de relaciones con los cubanos del país.

Los empresarios generalmente son tipos de autoconfianza y empuje. Sin embargo, cuando buscan oportunidades empresariales en Cuba, llegarán a comprender la profundidad de una popular y ubicua expresión cubana –“No es fácil”… Por su propio bien –financiero, físico y mental–, los empresarios norteamericanos en Cuba debieran abandonar su ego y sus preconceptos en la puerta del aeropuerto y estar preparados para aprender toda una nueva manera de hacer las cosas “a la cubana”.

Críticas maneras de hacer y no hacer 

  • Hagan su tarea antes de planear su visita. Dados los cincuenta y cinco años de embargo de EE.UU., existen muchos mitos y falsedades acerca de Cuba. Tienen que comenzar a leer mucho, comenzando con un cuidadoso escrutinio de las actuales regulaciones del gobierno de EE.UU. para los ciudadanos y residentes norteamericanos que viajan a Cuba, así como cualquier reclamo legal pendiente por parte de ciudadanos norteamericanos (incluyendo a cubanoamericanos) acerca de la propiedad o sector donde se quiere entrar.
  • Los norteamericanos no han podido hacer negocios en la Isla durante más de cinco décadas, pero los canadienses, europeos, latinoamericanos, israelíes y chinos, entre otros, sí lo hacen. Aprendan de su experiencia y sepan que ellos van a luchar con uñas y dientes para proteger sus intereses de negocios. Además, los funcionarios cubanos ya conocen a la mayoría de ellos y les tienen confianza. Los norteamericanos recién llegados no van a entrar a “territorio virgen”; habrá una dura competencia cuando lleguen.
  • Existen muchas publicaciones informativas acerca de las actuales condiciones y políticas económicas que se están implementando en Cuba, acerca de las regulaciones de EE.UU. y acerca de reclamaciones legales. Existe también una literatura acerca de los intereses de negocios de socios extranjeros en la Isla. Y por supuesto, nunca vendrá de más repasar un poco la historia de Cuba en su esfuerzo por comprender esta sociedad verdaderamente singular. Hay una bibliografía sugerida al final de esta guía.
  • Asegúrese de que su concepto de negocios cumple realmente las necesidades sociales y económicas locales, tal como las definen las prioridades del gobierno cubano.
  • No asuma que los cubanos estarán interesados en su proyecto, no importa cuán obviamente bueno y pertinente le parezca a usted. Ellos operan bajo muchas restricciones que son difíciles de comprender para los norteamericanos. Es imprescindible escuchar cuidadosamente a lo que los cubanos quieren, y no imponer lo que usted considera que ellos deben querer.
  • Para comenzar un proyecto, es imperativo establecer primero una relación con una organización cubana que sirva de contraparte, aprobada por el gobierno para trabajar con extranjeros. No se aparezca en Cuba sin una investigación previa y contactos preestablecidos con individuos y/o instituciones.
  • ¿Cómo encontrar una contraparte? Vaya a Cuba de visita, aprenda y explore. Busque y participe en una conferencia cubana en su área o sector de interés. Un viaje así debe ser mucho más fácil bajo las ajustadas regulaciones norteamericanas de viaje. De esta manera, usted puede hacer contactos iniciales y revisar el estado local de conocimiento de su negocio en perspectiva. A menudo hay más transparencia en una conferencia, en especial si está patrocinada por una universidad o una asociación académica.
  • Después de la visita exploratoria inicial con una visa de turista, y a fin de establecer una relación formal de negocios, usted necesitará viajar a Cuba nuevamente con una visa de negocios. Asegúrese de obtener la visa apropiada. En muchos casos, funcionarios gubernamentales no hablarán con usted si solo tiene una visa de turismo.
  • No crea que de alguna manera usted podrá burlar las reglas del juego instituidas por el gobierno cubano. Quizás pueda hacerlo temporalmente, pero no por mucho tiempo.
  • Bajo ninguna circunstancia acepte fondos de manos de la USAID o cualquiera de sus contratistas. En Cuba, tal apoyo equivale a anunciar que usted trabaja a favor de un cambio de régimen. Su negocio acabará en ese momento.
  • Por supuesto, disfrute de la belleza, historia y singularidad del lugar. Conozca al cálido, simpático, orgulloso y bien educado pueblo cubano. Tómese su tiempo para oler las gardenias en lo que puede ser una experiencia única en la vida en un momento sin precedentes en la historia. Incremente su tolerancia para las contradicciones y no olvide divertirse.

Este documento ha sido preparado por miembros del Proyecto de Empresa Socialmente Responsable y de Desarrollo Local en Cuba (*) y fue publicado el 23 de marzo de 2015.

(*)  Proyecto de Empresa Socialmente Responsable y de Desarrollo Local en Cuba (SRELDC) – Inaugurado en 2009 con el apoyo de la Fundación Christopher Reynolds, el principal objetivo de  SRELDC es comprender y ayudar a los esfuerzos de Cuba por preservar los logros sociales de la Revolución mientras crea una economía próspera y sostenible. Con el tiempo, y con el apoyo crucial de la Fundación Avina, la iniciativa se ha expandido hasta formar un consorcio internacional de participantes. Este grupo está formado primariamente por organizaciones e individuos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Ecuador, México y España. Durante este tiempo, el consorcio ha desarrollado fuertes relaciones con una variedad de instituciones en Cuba, incluidas universidades, agencias gubernamentales y organizaciones sin fines de lucro. Sin tales asociaciones, los programas exitosos no serían posibles. En EE.UU., SRELDC opera en afiliación con el Fondo de Ciudades Verdes una organización 501(c)(3) dedicada a temas de desarrollo internacional. No se ha aceptado ni se buscará financiamiento del gobierno de EE.UU. o de sus subcontratistas.

Para más información, contacte a Eric Leenson por medio de eleenson@soleconomics.com

RECURSOS SUGERIDOS ACERCA DE LA ECONOMÍA CUBANA Y REGULACIONES DE EE.UU.

SITIOS WEB

Departamento del Tesoro de EE.UU.:

Sanciones: http://www.treasury.gov/resource-center/sanctions/Programs/pages/cuba.aspx a partir de 11/3/2015

Preguntas más frecuentes acerca de sanciones:  http://www.treasury.gov/resource-center/sanctions/Programs/Pages/cuba.aspx#cuba_new  a partir de 11/3/2015.

Preguntas más frecuentes acerca de Cuba:  http://www.treasury.gov/resource-center/sanctions/Programs/Documents/cuba_faqs_new.pdf a partir de 11/3/2015.

Preguntas más frecuentes acerca del Embargo:  http://www.treasury.gov/resource-center/sanctions/Documents/tab4.pdf a partir de 11/3/ 2015.

Restricciones a los viajes:  http://www.treasury.gov/resource-center/sanctions/Programs/Documents/testimonycubatravel.pdf a partir de 11/3/2015.

Departamento de Comercio de EE.UU.: http://www.bis.doc.gov/index.php/  a partir de 11/3/2015.

Economía SOL:  http://soleconomics.com/cuba/ a partir de 11/3/2015.

La economía cubana:  http://thecubaneconomy.com/  a partir de 11/3/2015.

Cuba News:  http://www.cubanews.com/ a partir de 11/3/2015.

Agencia Cubana de Noticias:  http://www.cubanews.ain.cu/ a partir de 11/3/2015.

Cubadebate:  http://www.cubadebate.cu/ a partir de 11/3/2015.

BOLETINES

Center for the Study of Democracy in the Americas: http://www.democracyinamericas.org/about- cda/subscribe-to-the-cuba-central-news-blast/ a partir de 11/3/2015.

Página de Cuba:  http://www.democracyinamericas.org/cuba/ a partir de 11/3/2015.

ARTÍCULOS

Betancourt, Rafael y Pérez Villanueva, Omar Everleny. “Análisis del portafolio de oportunidades para la inversión extranjera en Cuba”, Cuba Study Group, y fromtheisland.org:  http://www.cubastudygroup.org/index.cfm/files/serve?File_id=dcd5881c-b5ed-4bd6-954b-694f392e8bd4 a partir de 11/3/2015.

Feinberg, Richard– Serie acerca de la economía cubana  http://www.brookings.edu/search?start=1&q=Richard+Feinberg a partir de 11/3/2015.

Sagebien, Julia & Spadoni, Paolo “Dealing with the New Cuba”, Ivey Business Journal, Ene.- Feb. 2015 http://iveybusinessjournal.com/dealing-with-the-new-cuba/ a partir de 11/3/2015.

Sagebien, Julia & Leenson, Eric. “Cuban Remix”, Stanford Social Innovation Review, Invierno 2015  http://www.ssireview.org/articles/entry/cuban_remix a partir de 11/3/2015.

LIBROS

Spadoni, Paolo: Cuba’s Socialist Economy Today: Navigating Challenges and Change, Lynne Rienner Publishers, 2014.

(Tomado de Transparency)

Hispanista revivido.