Mítin de repudio en la embajada de Turquía en Moscú

Cientos de moscovitas manifestaron su indignación frente a la embajada

El piloto fallecido fue condecorado póstumamente con la orden de Héroe de la República rusa

 

mitin de repudio1

Una multitud acudió esta mañana delante de la representación diplomática turca acreditada en Moscú para manifestar su repudio y disconformidad hacia la política agresiva del gobierno de Tayip Erdogan contra Rusia. Durante el acto se produjeron varios incidentes que recuerdaron a los periodista presentes, oscuros momentos de la Guerra fría. En efecto, los manifestantes lanzaron proyectiles de diversa naturaleza, globos con pintura, adoquines, sacos de basura, entre otros; trayendo como consecuencia el deterioro de la fachada del edificio y la rotura de varias ventanas.

En Moscú cientos de personas se han congregado en las inmediaciones de la Embajada de Turquía para protestar por el derribo de un bombardero ruso en Siria por parte de Ankara. Los manifestantes gritaron consignas contra la agresión protagonizada por el Gobierno de Ankara y exigieron a este que asuma responsabilidades por sus acciones.

10 advertencias en 6 segundos?

Por otra parte, parece muy poco probable que el Su-24 (incluso si entró brevemente en el espacio aéreo turco) recibiera diez advertencias, puesto que la zona fronteriza donde tuvo lugar el incidente es de solo 2,5 kilómetros de ancho.

Con una velocidad máxima de 1.600 kilómetros por hora, el Su-24 ruso habría cubierto esa distancia en unos seis segundos. Además, teniendo en cuenta que la aeronave estaba a una altitud de 6.000 metros, el caza turco habría necesitado mucho más tiempo para prepararse para el derribo.

“Considero que el incidente es una provocación de las fuerzas especiales de la OTAN. Todos los miembros de la coalición estuvieron involucrados en él. Y [la OTAN], preocupada por el éxito de la Fuerza Aérea de Rusia en Siria, está tratando de desacreditar a nuestra aviación”, dijo al canal ruso REN TV el primer vicepresidente del Comité del Consejo de Seguridad ruso, Franz Klintsévich.

 

 

 

 

Hispanista revivido.