El Museo del Prado produce el documental de Isabel Coixet sobre la exposición “El espíritu de la pintura. Cai Guo-Qiang en el Prado”

Making-of del documental El Espíritu de la Pintura dirigido por Isabel Coixet

Madrid, 23 de agosto de 2017.

Querida Ofelia:

Cai Guo-Qiang (Quanzou, China 1957), el primer artista vivo que concibe obra inédita para su exposición en el Prado, cercano a la conmemoración de su bicentenario, presentará, el 25 de octubre, “El espíritu de la pintura. Cai Guo-Qiang en el Prado”, una muestra, comisariada por Alejandro Vergara y patrocinada por ACCIONA. La idea de la exposición nace del continuo intercambio del artista con el espíritu y la espiritualidad de Greco y plantea un diálogo con los maestros del Prado en el que tratará de difuminar los límites entre Oriente y Occidente convergiendo en el tiempo en una exploración espiritual de la pintura. El largometraje documental de sesenta minutos, dirigido por Isabel Coixet, rodado en 4K y producido por Miss Wasabi Films para el Museo del Prado, permitirá que el espectador presencie el proceso creativo de este proyecto convirtiéndose en testigo privilegiado a través de la mirada personal de una de las directoras cinematográficas españolas más internacionales.

Una versión de 20 minutos del documental formará parte de la exposición en el Prado y será proyectada en la sala D del edificio Jerónimos.

“Admiro a Cai desde hace muchísimo tiempo. La espectacularidad y magnificente belleza de sus obras deja boquiabierto a medio mundo, a mí incluida, pero su talento no termina en usar una técnica propia y estrechamente conectada con su pasado cultural. Va mucho más allá. Es como si la inundación que hace en el cielo de colores, fuego y resto de pólvora le conectan con algo elevado, místico y claramente único. Acompañar en este nuevo viaje a Cai en la investigación de los maestros en el Prado me hace muchísima ilusión y constituye un reto para los dos. En este proceso quiero plasmar las vicisitudes del proceso creativo, de volver a los referentes, de seguir aprendiendo, probando, experimentando. De riesgo. De evolución artística al fin y al cabo, y por ello de una gran complejidad emocional. Me encanta tener la oportunidad de poder retratar este proceso, de colarme en la intimidad y los momentos de inspiración de un artista que admiro, y de poder espiar sentados en una mesa charlando a Cai Guo-Qiang con Velázquez, Rubens, el Greco o Goya. ” Isabel Coixet

“En 2009 vine al Prado para ver las obras del Greco. La colección del Prado me impresionó y quedé desbordado con las pinturas de los grandes maestros a los que admiré mientras crecía, entre ellos Velázquez. En 2014 volví al Prado y tuve el placer de ver la exposición “El Greco y la pintura moderna” en la conmemoración del 400 aniversario de su muerte. Me conmoví profundamente ese día: el arte del pasado no está simplemente confinado a los libros de texto. Todavía puede establecer nuevas relaciones con artistas contemporáneos y convertirse en un motor principal para impulsar la creación de la cultura hoy en día. Así que llevar a cabo una exposición en el Prado para entablar diálogos con estos maestros se convirtió en mi sueño.” Cai Guo-Qiang

Cai Guo-Qiang (nacido en 1957, Quanzhou, provincia de Fujian, China). Estudió escenografía en la Academia de Teatro de Shanghai, y desde entonces su obra ha abordado múltiples disciplinas artísticas como el dibujo, la instalación, el vídeo y la performance. Durante su estancia en Japón, entre 1986 y 1995, exploró las propiedades de la pólvora en sus dibujos, una técnica que le permitió desarrollar sus originales proyectos pirotécnicos de explosión.

Cai ha recibido el León de Oro en la 48 Bienal de Venecia en 1999, el 20 Premio de Cultura Asiática Fukuoka en 2009, el Premio de la Fundación Barnett and Annalee Newman en 2015, así como el Premio Bonnefanten de Arte Contemporáneo (BACA) de 2016. En 2012, fue uno de los cinco galardonados en el prestigioso Premio Imperial, que reconoce la trayectoria en las artes, en categorías no recogidas en el Premio Nobel. Además, también fue uno de los cinco artistas que recibieron la primera Medalla de las Artes del Departamento de Estado de Estados Unidos por su destacado compromiso con el intercambio cultural internacional. Cai fue también director de efectos visuales y especiales en las Ceremonias de Inauguración y Clausura de las Olimpiadas de Verano de Pekín en 2008.

Entre sus numerosas exposiciones y proyectos individuales destacan Cai Guo-Qiang en el tejado: Monumento transparente, Metropolitan Museum of Art, Nueva York, 2006, y su retrospectiva Quiero creer, en el Solomon R. Guggenheim Museum de Nueva York en 2008 y en 2009 en el Museo Guggenheim de Bilbao. En 2013, su primera exposición individual en Brasil, Da Vinci do Povo, se presentó en tres ciudades de todo el país. Viajó de Brasilia a Sao Paulo antes de llegar a su destino final en Río de Janeiro, y fue la exposición más visitada de un artista vivo en todo el mundo ese año, con más de un millón de visitantes. En octubre de 2013, Cai creó Aventura de una noche (Aventure d’un Soir), un evento pirotécnico para la Nuit Blanche, festival de arte y cultura que se desarrolla a lo largo y ancho de toda la ciudad, organizado por el ayuntamiento de París.

Sus últimas exposiciones individuales incluyen Allí y de vuelta en el Museo de Arte de Yokohama (2015) y Mis historias de pintura en el Bonnefantenmuseum Maastricht (2016). El 15 de junio de 2015, Cai realizó su proyecto de explosión más reciente, Sky Ladder, en la costa de la isla de Huiyu, Quanzhou, China. Sus próximas exposiciones individuales incluyen Octubre en el Museo Pushkin de Bellas Artes de Moscú (septiembre de 2017) y Cai Guo-Qiang en el Prado: El espíritu de la pintura en el Museo del Prado, Madrid, España (octubre 2017). Actualmente vive y trabaja en Nueva York.

Isabel Coixet comenzó a hacer películas cuando le regalaron una cámara de 8mm por su primera comunión. Tras licenciarse en historia de los siglos XVIII y XIX por la Universidad de Barcelona, se dedicó a la publicidad y la redacción de anuncios. Ganó muchos premios por sus spots y finalmente fundó su propia productora en el año 2000, Miss Wasabi Films. En 1988, Coixet realizó su debut como guionista/directora con Demasiado Viejo Para Morir Joven, que le supuso una candidatura a los Goya al premio de Mejor Director Novel.

Coixet también ha realizado destacados documentales de temas de gran importancia como Invisibles, una selección de Panorama para el Festival de Cine de Berlín de 2007 sobre Médicos Sin Fronteras y el documental Viaje al corazón de la tortura que se filmó en Sarajevo durante la guerra de los Balcanes y ganó un premio en la edición de octubre de 2003 del Festival de Cine de los Derechos Humanos. El mismo año inaugura “From I to J” en el Centre D’Art Santa Mònica una instalaciónhomenaje a la obra de John Berger.
En 2009 recibe la medalla de oro en las Bellas Artes además de formar parte del jurado de la 59 edición del Berlin Film Festival.

En 2010 se encarga del contenido de una de las tres salas del pabellón español de la Exposición Universal de Shangai. Además inaugura la exposición “Aral. El mar perdido” dentro de la cual se muestra el documental que lleva el mismo título, rodado en Uzbekistán durante el 2009.

En 2011 estrena dentro de la sección Berlinale Specials del Festival de cine internacional de Berlín el documental Escuchando al Juez Garzón. Goya al mejor documental.

Durante 2012 dirige un documental sobre los 10 años de la catástrofe del Prestige y los voluntarios que participaron en la recuperación de las costas gallegas que lleva por título Marea Blanca.

A finales de 2014 rueda en el Chad un documental narrado por Juliette Binoche que lleva el título de Talking about Rose. Prisoner of Hissène Habré. 2015, Isabel recibe la Medalla Chevalier des Arts et des Lettres.

Fecha de estreno: 25 de octubre de 2017 El espíritu de la pintura de Isabel Coixet, versión exposición 20 minutos. Sala D, edificio Jerónimos Museo del Prado.

Invierno 2017. El espíritu de la pintura de Isabel Coixet, versión largometraje 60 minutos.

Un gran abrazo desde nuestra querida y culta Madrid,

Félix José Hernández.