Informe de la Policía Federal alemana que cita este jueves el portal de noticias ‘Spiegel Online’ revela detalles estremecedores

 

Un informe de la Policía Federal alemana que cita este jueves el portal de noticias ‘Spiegel Online’ revela detalles estremecedores del caos que se vivió la pasada Nochevieja en la estación de Colonia, cuando cerca de un millar de hombres jóvenes, supuestamente inmigrantes, robaron y agredieron sexualmente a decenas de mujeres. El informe ilustra además de forma muy elocuente laimpotencia de la Policía para controlar la situación.

“Mujeres acompañadas o solas fueron sometidas a un suplicio indescriptible por parte de masas de hombres muy borrachos“, escribe el autor del texto, datado el 4 de enero. Los agentes encontraron a numerosas mujeres conmocionadas que pedían ayuda entre llantos. Las víctimas sufrieron “palizas, robos, agresiones sexuales, etcétera“, señala el informe.

El autor, que califica de “caótica y bochornosa” la situación, reconoce que “no fue posible” identificar a los agresores, ya que “las fuerzas de intervención no pudieron controlar todo lo que sucedía, agresiones, delitos, etcétera, simplemente porque eran demasiados al mismo tiempo. El caos era tal que la Policía temió que hubiera heridos o incluso muertos. Algunos agentes fueron atacados con petardos y botellas.

El informe detalla situaciones concretas que describieron después distintos agentes. En una ocasión, los atacantes formaron círculos para impedir que los policías acudieran en ayuda de mujeres que gritaban. En otra, un atacante exclamó ante los policías: “Soy sirio, me tenéis que tratar bien. La señora Merkel me ha invitado“. Testigos de alguno de los numerosos episodios violentos fueron amenazados si denunciaban a los atacantes. El informe asegura que otros rompieron supuestos permisos de residencia delante de las narices de los policías, diciéndoles: “No podéis hacerme nada, mañana consigo otro”.

La canciller alemana, Angela Merkel, volvió hoy a condenar las múltiples agresiones sexuales y subrayó la necesidad de “lanzar un claro mensaje a los que no están dispuestos a respetar” las normas del país.

Merkel añadió que hay que estudiar si hasta el momento se ha hecho lo suficiente en lo que respecta a la expulsión del país de los extranjeros acusados de cometer un delito.

Mientras en Alemania crecen las críticas a la policía de Colonia y se enciende el debate sobre los refugiados, la canciller se mostró convencida de que “no se trata de casos aislados”. Al mismo tiempo abre “preguntas muy serias”, como si se está ante un “patrón común de comportamiento” o si se trata de “un desprecio total hacia la mujer“.

La Policía de Colonia ha recibido ya 121 denuncias (tres cuartas partes con agresión sexual) y ha identificado a 16 sospechosos gracias a imágenes grabadas por las cámaras de vigilancia. En Hamburgo, donde se produjeron también incidentes similares, las denuncias son ya 50.

Como los agresores han sido descritos como personas de origen árabe o norteafricana, el escándalo ha reforzado a los partidos anti-inmigración como la Alternativa por Alemania (AfD), y ha abierto un debate político sobre la posibilidad de modificar las leyes para permitir una deportación rápida de peticionarios de asilo que incurran den delitos violentos.

Deja un comentario