La primera tarea es sin duda luchar contra la Leyenda Negra

Paco Báez

Entre los hispanistas no debe existir la palabra utopía. Solo aquellos que sueñan, pueden lograr con esfuerzo y tesón sus sueños más queridos. Quién diría antes de la Segunda Guerra Mundial que Europa llegaría a donde ha llegado. Y aun queda mucho camino por recorrer.

Si Europa como contiente supo hacer los deberes para conseguir la unión de sus pueblos, no sería menos fácil que, todos los países hispánicos crearan un gran bloque internacional para defender sus intereses y trabajar por la unión de sus pueblos. Pueden pasar años e incluso es probable que muchos no consiguieramos ver un proyecto de unión definitivo similar al europeo entre los países hispánicos de todo el mundo, pero no es menos cierto que podemos comenzar a crear el camino para llegar a ese objetivo y que en futuras generaciones, este proyecto sea real y viable.

Hasta entonces se pueden dar pequeños pasos para que vaya fraguándose poco a poco el proyecto de Unión. La primera tarea es sin duda luchar contra la Leyenda Negra Española, algo que siempre ha venido bien a los intereses británicos, estadounidenses y franceses y que con inteligencia supieron hacer llegar a nuestros compatriotas hispanos. Pero con diálogo, con debates abiertos y buscando siempre lo que nos une, es posible derrotar a quienes se benefician de que todavía, a fecha de hoy, nos dejemos llevar más por lo que nos separa.

Hay que trabajar desde abajo hacia arriba hasta llegar a un punto de encuentro siempre positivo entre los ciudadanos. Hay que poner en valor la diversidad cultural y el mestizaje de los pueblos, unas riquezas que solo el pueblo hispánico posee. Hay que poner en relieve el valor de nuestra lengua que, sin lugar a dudas, sobrepasa al inglés en todos los ámbitos.

Somos muchos más países y más ciudadanos repartidos por todo el mundo los que tenemos al Español como lengua materna. Lo tenemos todo.

El triunfo del Hispanismo será el triunfo de todos los pueblos y ciudadanos hispánicos, y es en ese objetivo en el que debemos centrarnos para comenzar a poner en valor todo aquello que nos une y dejar a un lado todo lo que nos ha separado, o mejor dicho, dejar a un lado todo lo que otros han hecho para separarnos a lo largo de la historia. Hispanistas del mundo, en esta vida con esfuerzo no hay utopías y todo es posible.

Deja un comentario