Navegando por el Mar Caribe en el Costa Deliziosa

Crepúsculo en el Mar Caribe.

París, 11 de marzo de 2017.

Querida Ofelia:

Durante todo el miércoles 22 de febrero surcamos las aguas del Caribe, mar tropical en el hemisferio occidental que forma parte del Océano Atlántico, al sureste del golfo de México. Limita al sur con La América del Sur, al oeste y al suroeste con La América Central Ístmica, al norte por Las Antillas Mayores: Cuba, La Española, Jamaica y Puerto Rico, y al este con el arco que forman Las Antillas Menores. Toda el área bañada por el Mar del Caribe, así como sus numerosas islas y costas adyacentes, constituyen lo que se denomina El Caribe.

El Mar del Caribe es uno de los más grandes mares de la Tierra, con una superfície de cerca de 2.754.000 kms2. El punto más profundo está en las inmediaciones de la Isla Cayman, entre Cuba y Jamaica, con 7.686 metros bajo el nivel del mar. La Costa Caribeña presenta un gran número de bahías golfos, incluyendo el Golfo de Gonave, el Golfo de Venezuela, el Golfo de Darién, el Golfo de los Mosquitos y el Golfo de Honduras. Junto con el Golfo de México, el Mar del Caribe forma el denominado Mediterráneo Americano, término no reflejado normalmente en los mapas, pero sí usado en Oceanografía.

El nombre Caribe proviene de una de las tribus indígenas dominantes en la región antes de tristemente célebre conquista de los europeos, a partir del siglo XVI. Tras el descubrimiento del Nuevo Mundo en 1492 por el genovés Cristoforo Colombo, el término de Antillas fue asignado a las tierras que rodeaban este mar, por lo tanto, el día de hoy el Mar de las Antillas es un término comúnmente utilizado para indicar el Mar Caribe en varias lenguas europeas.

Desde el Alba a las 6 y 47 a.m., tuvimos un magnífico día soleado, con temperaturas entre los +24°c y los + 26°c.

Durante todo el día hubo numerosas actividades: deportivas, musicales, bailables, culturales, etc., que eran tantas que al final era difícil escoger.
Nuestra participación nos permitió el poder conocer y conversar con varios estadounidenses de: Washington, New York, Chicago, San Francisco, etc., todos amables, educados y cultos.

Recordé un crucero barato de cuatro días – con otra compañía- que hice por Las Islas Bahamas en el 2011, en el cual gran parte del público pasaba el día comiendo. Tenía la impresión de que me encontraba en un criadero de cerdos tatuados. ¡Qué diferencia con este elegante, con un público educado y culto de Costa Cruceros!

Mi nuera y mi esposa fueron al Squok Club, con Victoria a escoger la tiara y el traje para El Baile de las Princesas, que se efectuó el día 25. Esta vez mi nieta escogió uno de color azul.

A las 5 p.m. en el Pianobar Excite hubo un simpático encuentro entre todos los niños entre 3 y 11 años del barco con el capitán Severino Palomba. Este respondió con gran sentido del humor a todas las preguntas de los pequeños como:

¿Tiene usted una cotorra en su camarote?

¿Cuándo usted come, quién “maneja” el barco?

¿De cuántos barcos ha sido capitán?

El almuerzo en nuestro Ristorante Club Deliziosa, fue dedicado a los platos del Véneto, los que se caracterizan por sus sencillos ingredientes y sabores genuinos.

Sedas y brocados, máscaras, caballeros y damas que sonríen locuaces en las danzas del Carnaval. Durante esos días es posible burlarse de las autoridades y mofarse de la moral, con la garantía del anonimato; no hay distinciones entre pobres y ricos y se puede negar y alterar lo que uno es, mientras que las montañas, a espaldas de la laguna, siguen siendo las guardianas, silenciosas, de la festiva falsedad. En el aroma de un vaso de vino encontramos el olor de la tierra grasa, que nos conduce a la realidad de una región antigua y principalmente campesina. La mesa refleja esta matriz con una cocina pobre pero de gran gusto, expresada en algunos platos de una tradición local hecha de ingredientes sencillos pero de sabores marcados, como la pasta con alubias a lavéneta, los tubetti con salchicha luganega al vino blanco, el hígado a la veneciana.

El hígado a la veneciana es una receta antiquísima que se remonta a la época de los romanos que, para cubrir el olor a hierro del hígado, usaban la dulzura de los higos, reemplazados después por los venecianos con las cebollas hasta llegar a ser un gran clásico de la cultura culinaria territorial italiana. La dulzura y la textura de las cebollas estofadas acogen la densidad del hígado devolviendo al paladar un equilibrio osado de azúcares y una sinfonía de sabores que claman un trago de vino para extasiarnos.

Esa noche fue La Notte in Bianco, por tal motivo las damas lucieron sus mejores galas en ese color.

Cenamos en el elegante Ristorante Samsara, por invitación del Costa Club. Te reproduzco el menú que nos ofrecieron.:

Il Menu Pacific Fusion

Antipasti

. Buñuelos de carne de cangrejo con ensalada de fruta tropical y vinagreta de pimiento y cilantro
. Ceviche de mango con cebolla roja de Tropea y salsa de ají amarillo

Zuppe

. Sopa de pescado hawaiana
. Crema de calabaza con coco fresco y aroma de naranja

Pasta e Risotto

. Penne de Gragnano con atún blanco, jengibre y pimiento
. Risotto con pulpitos al curry

Secondi piatti

. Solomillo de ternera con salsa de tamarindo, ocra frita y puré de batatas con jengibre
. Rape con chorizo y crema de patatas a la citronela

Dolci

.Mousse de chocolate blanco con corazón de papaya
.Semifrío de fruta de la pasión con mermelada de lima

Vino

Ferrari Perlé Metodo Classico

Fueron sabores frescos y sorprendentes, cocina creativa e innovadora rica de aromas y perfumes originales de Asia y La América del Sur, platos preparados con el Mediterráneo en el corazón.

El Teatro Duse ofreció el espectáculo “The Voice of the Sea”, fue el evento del crucero, pues el famoso show de la televisión italiana llegó al Costa Deliziosa. En la entrada del teatro se podían retirar los mandos a distancia para participar como público votante. Mis nietos se divirtieron de lo lindo.

En el Atrio delle Delizie disfrutamos de un recital de éxitos de la canción italiana, ofrecido por la bella voz de Mario.

El crepúsculo fue espectacular. Puedes ver las fotos en los álbumes de mi página de Facebook.

Me falta por contarte nuestras aventuras en Roatán (Honduras) y en Cozumel (México lindo y querido).

Un gran abrazo desde La Ciudad Luz,

Félix José Hernández.