“No hay dinero”

Crisis de liquidez en Cuba

La crisis de liquidez, combinada con las vacilaciones de Cuba para aprovechar una flexibilidad del embargo económico de Estados Unidos, muestra algunos de los problemas que las empresas estadounidenses enfrentan en la Isla

 

Los bajos precios de las materias primas, una sequía y la crisis económica de Venezuela han creado una escasez de efectivo en Cuba, limitando las capacidades comerciales del Gobierno en momentos en que podría estar aprovechando una apertura económica con Estados Unidos, informa la agencia Reuters.

Las empresas estatales han recortado las importaciones y están pidiendo mayores plazos de pago a los proveedores, según diplomáticos y hombres de negocios, de acuerdo a un cable fechado en La Habana del periodista Marc Frank.

La crisis de liquidez, combinada con las vacilaciones de Cuba para aprovechar una flexibilidad del embargo económico de Estados Unidos, muestra algunos de los problemas que las empresas estadounidenses enfrentan en la Isla, a pesar de que Washington está relajando las sanciones.

El movimiento de efectivo en la isla caribeña se ha reducido por los bajos precios del níquel, una de sus principales exportaciones, así como para el petróleo.

Cuba recibe crudo en condiciones preferenciales de Venezuela, que refina y revende mediante un emprendimiento conjunto con su aliado socialista sudamericano. Pero, los precios de los productos refinados han bajado a la par con el crudo.

“No hay dinero”, dijo el director extranjero de una empresa que forma parte de un emprendimiento conjunto con Cuba. Al igual que otros entrevistados prefirió mantener el anonimato para evitar causar molestias al Gobierno.

Comentarios acerca de la escasez de liquidez se repiten entre otros empresarios que hacen negocios con Cuba, incluso en el turismo que creció un 17 % este año. “Cuba está sintiendo claramente el apretón”, dijo el agregado comercial de uno de los principales socios de negocios del país.

“Ellos se están quedando atrás en algunos pagos y están pidiendo a los proveedores condiciones de crédito de 365 días o más, en comparación con los 90 a 180 días”, dijo.

En declaraciones a la Asamblea Nacional en julio, el ministro de Economía, Marino Murillo, dijo que los ingresos por concepto de exportación habían sido menores de lo esperado y que se harían “ajustes”.

No obstante, identificar los ajustes es difícil, ya que las finanzas de Cuba son opacas. El país no es miembro de ninguna organización internacional de préstamos y la moneda local no tiene ningún valor en el extranjero.

Cuba importa más del 60 % de los alimentos y más del 50 % del petróleo que consume, pero los beneficios internacionales de una baja de los precios de esas materias primas han sido contrarrestados por la necesidad de más importaciones debido a la peor sequía en más de un siglo.

Hispanista revivido.