Nochebuena en el Costa Mediterránea anclado en Palma de Mallorca

baldaq

Foto:El Baldaquino de Antoni Gaudí. Catedral de Palma de Mallorca.

París, 1 de febrero de 2016.

Querida Ofelia:

Tengo que terminar de contarte el Crucero de Navidad, pues como se acerca la fecha del próximo, no quiero confundirme. Estoy utilizando todos los apuntes que tomé durante este nuevo viaje por el bello Mediterráneo.

Después de navegar durante toda la noche desde Valencia, nclamos en el puerto de Palma de Mallorca el jueves 24 de diciembre a la 8 y 10 a.m., el cielo estaba un poco nublado, había marejadilla y temperatura de +15°c.

La isla más grande y más frecuentada de las Baleares es Mallorca, con poco menos de medio millón de habitantes sobre una superficie de 3660 kilómetros cuadrados. La isla de este a oeste mide unos 100 kilómetros y, de norte a sur, unos 75 kilómetros.

Su clima es templado en invierno y con un agradable calor en verano, mitigado por un poco de viento que se levanta desde la cadena montañosa de la Sierra del Norte, cuyas cimas forestales representan las mayores elevaciones de la isla (llegando hasta los 1.445 metros). El viento ha sido uno de los primeros recursos de energía conocidos por la población de la isla, dedicada principalmente al cultivo de las fertilísimas llanuras y a la ganadería.

Los huertos e invernaderos, irrigados por unos característicos molinos de viento, y un manto de vegetación en el que se encuentran diseminados pinos y encinas, constituyen un panorama realmente agradable.

Son también muy característicos los cultivos en terrazas de la zona interior de la isla, similares a las que pueden encontrarse en la región de Liguria, en Italia, y en algunas zonas de los Apeninos toscanos-emilianos, y que producen una notable variedad de olivas, almendras, uvas y albaricoques.
El litoral, que se extiende unos 400 km, ofrece unos bellísimos contrastes representados por las impresionantes escolleras de la parte occidental, que esconden y protegen unas pequeñas e idílicas calas, y por el resto de la isla, suavemente accidentada.

La historia de Mallorca inicia 1.000 años a.C., durante la era talaiótica, que ha quedado representada por diversos monumentos presentes en la isla. En el siglo II a.C. se convirtió en el refugio más protegido de los piratas del Mediterráneo. La dominación más importante, después de la romana, fue sin duda la impuso en la isla hasta el siglo VIII d.C., antes de la reconquista española, que se produjo en 1229. Durante este periodo, Mallorca ve crecer notablemente sus riquezas tanto económicas como artísticas. Desde entonces, Mallorca es considerada una provincia española a todos los efectos, una especie de “costilla” geográfica y administrativa de la península ibérica.

Palma, la ciudad más importante de la isla, famosa por su puerto y por su intensísima vida turística, presenta 3 zonas distintas: la ciudad antigua, rodeada por las murallas y cuyo centro está representado por la Catedral; la ciudad moderna, que se desarrolla hacia el oeste recorriendo el Golfo, y la zona del puerto y de los paseos situados a los pies de la Catedral, que mira al puerto.

La catedral, en cuya construcción se emplearon casi 400 años, ha sido restaurada a inicios del siglo XX por el célebre arquitecto de Barcelona, Antoni Gaudí, proyectista de la Sagrada Familia. Las dimensiones del edificio son imponentes; el rosetón, con un diámetro de 13,3 metros, es uno de los más grandes del mundo. Es notable, en el presbiterio, la cátedra episcopal de mármol; hay que observar también los relieves del siglo XV. La pieza más apreciada del Museo de la Catedral es un tabernáculo de plata usado en las procesiones.

En Mallorca es muy característico el Pueblo Español, así como son un interesante destino turístico las Cuevas del Drac, cuya leyenda, como todo recorrido espeleológico que se precie, rebosa de misterio y de encanto. Las grutas se extienden algunos kilómetros por el subsuelo y la parte que se puede visitar, en un recorrido musical de gran particularidad, conduce a unos salones de unas dimensiones impresionantes y a algunos de los numerosos lagos subterráneos que pueblan estas grutas.
Comenzamos por un paseo a lo largo del Paseo Marítimo hasta alcanzar el Castillo Bellver, uno de los ejemplos más relevantes ejemplos del gótico civil en Mallorca. No lejos del centro de la ciudad, el castillo de las “bellas vistas” mira por encima del puerto. Fue construido por Jaume II al principio del siglo XIV. Fue concebido como residencial real y reducto defensivo. Pero se hizo famoso (lamentablemente) como prisión, desde la Edad Media hasta la Guerra Civil Española (1936-1939). Entre muchos otros, el ilustrado enciclopedista Gaspar Melchor de Jovellanos fue prisionero aquí durante seis años. Sólo cuatro meses después de ser liberado Jovellanos, el joven físico francés François Arago estuvo encerrado en el castillo.

Almorzamos en la cafetería de El Corte Inglés, tienda que me hace recordar a la celebérrima El Encanto, de cuando Cuba era Cuba, como solía decir mi madre. Estaba decorada completamente con motivos navideños. Compramos: turrones de Jijona y Alicante, mazapán y galletas María, jabones Maja, talco Heno de Pravia, etc., para nosotros y para llevarle de regalo a mi hermano, al cual veríamos el día 27 en la escala en Nápoles.

Fuimos a visitar la bella catedral que preside la ciudad. Construida entre los siglos XIII y XIV es uno de los ejemplos más puros del gótico del continente. Frente a ella está el palacio de la Almudaina Palace, un monumento que fue transformado de fortaleza árabe a residencia de los Reyes de Mallorca. En su capilla se encuentran las reliquias de Santa Ana.

Nos dirigimos a la Plaza de Toros (de 1929), que aún siendo una obra tardía, pertenece todavía a la corriente Modernista, específicamente sus tendencias históricas fueron inspiradas por elementos del Barroco. El edificio está perfectamente trabajado, con cuatro burladeros principales orientados a los puntos cardinales.

Tuvimos la Cena de Nochebuena en el Ristorante degli Argentieri:

. Langosta al vapor con ensalada de hinojos y naranja, en vinagreta de cítricos
. Aperitivo italiano con salami mixto, jamón serrano San Daniele y pan mini Casatiello
. Flan de espárragos con salsa de queso Castelmagno
-000-
. Consomé de capón con tortellinis
-000-
. Tortelli de calabaza con mantequilla, tomillo, pistachos tostados y nueces
. Risotto con trufa negra
-000-
. Bacalao gratinado con nueces, pasas, laurel y aceitunas negras
. Tournedos de ternera con pastel de patatas y setas, con vinagre balsámico
. Pavo tradicional asado con puré de patata dulce y salsa de arándanos
. Tiramisú de berenjena con crema ligera de tomate y mascarpone
-000-
. Ensalada verde mixta, tomate, pepinos Aliño elección: francés, italiano o Mil Islas.
-000-
. Selección de quesos italianos e internacionales: Provolone picante, Maasdam, Toma Campagna acompañados con mostaza, nueces y pasas.

Todo el restaurante era una fiesta . Hubo un espectáculo de Villancicos y canciones tradicionales italianas, mientras nuestro barco zarpaba con destino a Palermo.

A continuación fuimos al Cocktail Honeymooners en el salón Isolabella. A mis nietos les encantó, pues todo estaba decorado como si estuviéramos en el fondo del mar con: Neptuno, caballitos del mar y sirenas. Puedes ver todas las fotos en los álbumes que tengo publicados en mi página de Facebook.

El espectáculo de esa noche en el Teatro Osiris fue de calidad y se convirtió en una verdadera fiesta: Juke Box Jive, con canciones desde los años 50 en adelante, interpretadas por Sharika BUkhory y David Bryan, acompañados por los bailarines del Costa.
Al regresar al camarote encontramos regalos: cesta de frutas, botella de champagne, caja de bombones y una reproducción en metal del Costa Mediterránea.

Asistimos a la Misa del Gallo a las 11 y 15 p.m. en el Teatro Osiris. Al terminar, pudimos ver en el gran Atrium que habían colocado en el Pesebre a un bello Niño Jesús de biscuit.

En la próxima carta te contaré sobre nuestra visita a Palermo.

Un gran abrazo desde la espléndida Ciudad Luz,

Félix José Hernández.

Hispanista revivido.