Noticias sobre los expedientes bloqueados en el consulado habanero

El Ministro de justicia respondía a una pregunta de la diputada por el grupo socialista Esther Peña Camarero, sobre el atraso en la resolución de expdientes de nacionalidad.

La señora Peña es la portavoz socialista en materia de Inmigración y en una valiente y sonada intervención calificó la gestión del ministerio que dirige Rafael Catalá de “desastre, es un caos y un absoluto fracaso”, algo que , recordó,  “no solamente se lo decimos los socialistas, lo dicen los ciudadanos y se lo dice el Defensor del Pueblo”.

“Calífiquelo como quiera señora diputada”, este ministerio resuelve cada año 150 mil expedientes de nacionalidad, respondió Catalá sin cortarse ni un pelo. Consideró que el trabajo que realizan los funcionarios en una administración con medios limitados es admirable. Sin embargo, el señor ministro no se detuvo a comentar la cifras elaboradas por su propio ministerio, que hemos denunciado repetidamente en este Diario que no dejan lugar a dudas sobre la pereza que se ha apoderado de los funcionarios que el señor Catalá dirige.

Y la verdad es distinta a pesar de todo lo que diga el Ministro, al menos en el Consulado habanero, donde en tres años de la pasada legilatura socialista de Zapatero, se resolvieron 80 mil expedientes en tres años, o sea 26 mil por año; mientras que durante los 5 años de gobierno de Mariano Rajoy, sólo se han resuelto 28 mil expedientes, o sea, ¡sólo 5600 por año!

¿Qué pasa señor Catalá, usted no sabe sacar cuentas?

No, de toda evidencia, pues en lugar de contestar a la pregunta que se le hizo, el ministro se perdió en nimiedades sobre los procedimientos de lesividad, algo que no le fue preguntado y que no respondía a la cuestion del retraso. Es más, se escudó en el hecho de que la administración española no es la más lenta de Europa al tratar esas cuestiones, como si demorarse tres años en revisar partidas de nacimiento fuera tanto o más complicado que resolver integrales complejas.

Es verdad que estamos resolviendo los expedientes del 2014, aseguró sin mover una ceja, pero es normal, no se crea que los otros países lo hacen mejor que nosotros, concluyó el Ministro, no sin antes destacar la abnegada labor de sus subordinados.

Hispanista revivido.