“Lejos de favorecer lo que ha anunciado el Gobierno cubano a través de su ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, perjudica” a los isleños residentes en España, alertaron abogados cubanos establecidos en Barcelona.

El Gobierno cubano anunció este sábado una serie de modificaciones migratorias que entrarán en vigor a partir del próximo 1 de enero, entre las que se incluye eliminar el requisito de avecindamiento para que los hijos de cubanos residentes en el exterior, que hayan nacido en el extranjero, puedan obtener la ciudadanía cubana y su documento de identidad.

Los niños nacidos en España, hijos de cubanos, ya no podrán acogerse a la ciudadanía española de acuerdo con las leyes locales que la otorgan por “simple presunción”: una figura legal del Código Civil de España que establece que “son españoles de origen los nacidos en España de padres extranjeros, si ambos carecen de nacionalidad (apátridas), o si la legislación de ninguno de ellos atribuye al hijo una nacionalidad”, como era el caso de los cubanos.

Los niños nacidos en España, hijos de cubanos, a partir del 1 de enero próximo, obtendrán automáticamente la nacionalidad cubana, por lo que no les será otorgada la española bajo el antedicho concepto.

Antes de los cambios migratorios de este sábado, los hijos de emigrantes cubanos tenían que permanecer 90 días en Cuba para optar por la nacionalidad de sus padres. Esta exigencia es conocida como “requisito de avecindamiento” y data de 1944.

Antes del 1 de enero próximo los emigrantes cubanos podían obtener un certificado consular que certificaba que el recién nacido “no era cubano” y con dicho documento podían solicitar la nacionalidad española para el menor.

Luego de concedida la nacionalidad al menor, los propios padres —en caso de permanecer sin documentos en España— podían solicitar el “arraigo familiar”, la residencia y permiso de trabajo en el país europeo, es decir, legalizar su situación.

A pesar de estas medidas de La Habana, los  nacidos en España de padres cubanos “pueden solicitar la nacionalidad española por residencia (al año de residencia legal y continuada en territorio español); o bien esperar a que sus padres obtengan la nacionalidad española por residencia e inmediatamente dichos niños pueden solicitar la nacionalidad española no por simple presunción ni por residencia sino por otro procedimiento que se conoce como ‘Opción'”.

Además del fin del avecindamiento, el Gobierno cubano aprobó otras tres nuevas medidas migratorias: la eliminación de la “habilitación” del pasaporte para los viajes a Cuba de los emigrados cubanos. La llamada “habilitación” permitía a La Habana negarle a determinados cubanos la entrada a su país.

Asimismo, La Habana autorizó la entrada y salida a Cuba de ciudadanos cubanos residentes en el exterior en embarcaciones de recreo y la entrada a la Isla de los cubanos que salieron ilegalmente del país, excepto aquellos que lo hicieron a través de la Base Naval de los Estados Unidos en Guantánamo.

Deja un comentario