Obama no tiene capacidad para legitimar a nadie en Cuba

Al contrario, las relaciones con EEUU “deslegitiman” cualquier proyecto político

El periódico The Washington Post exige al Presidente Obama que se entreviste con la disidencia durante su viaje a Cuba. “Sería legitimar sus demandas de libertad de expresión, de reunión y por la libertad de los presos políticos y ejercer presión sobre el régimen para responder a estas”, dice su editorial.

Parecen no entender que en Cuba es diferente y las relaciones con EEUU “deslegitiman” cualquier proyecto político. ¿Desconocen que los cubanos están marcados por un diferendo bilateral de siglos y, durante 50 años, por un enfrentamiento tan feroz que incluyó el bloqueo de alimentos y medicinas?

Cree el Post que un encuentro de la disidencia con Obama “daría esperanza a los cubanos de que el compromiso de Obama con su país podría provocar el cambio tan largamente esperado”, cuando en realidad solo echaría más agua al molino del gobierno, que acusa a los opositores de ser un títeres de los EEUU.

Deberían leer los informes secretos enviados al Departamento de Estado por los embajadores de EEUU en Cuba, donde dan un perfil bastante cercano a la realidad de las características personales de los dirigentes de la disidencia, de su ínfima influencia social y del nefasto papel que juega el dinero de Washington.

El Washington Post sigue con el viejo esquema de que los cambios de Cuba se producirán gracias al “compromiso de Obama” o de algún otro presidente estadounidense. Persiguen la quimera de conseguir resultados diferentes haciendo exactamente lo mismo que se ha hecho por más de medio siglo.

A Carter se le permitió reunirse con todos los que quiso e incluso hablar por la televisión cubana en favor del opositor Oswaldo Payá. Si todo el debate que existe en la preparación de la visita se limita a que Obama se reúna con los disidentes, los negociadores cubanos deben sentirse muy satisfechos.

Hispanista revivido.