Obama, playing with fire

 Cinco policías resultaron muertos y seis heridos durante una protesta en Dallas, Texas

 

  • Ha sido un ataque despiadado, calculado y despreciable contra agentes de seguridad”, dijo Obama

Las víctimas se produjeron en un ataque de francotiradores contra los agentes durante una protesta por la muerte esta semana de dos afroestadounidenses a manos de la policía en Louisiana y Minnesota.

Según informes de última hora, la policía detuvo al menos a tres personas en la investigación sobre el tiroteo, mientras se reportaba un fuerte despliegue de seguridad en la ciudad este viernes luego del incidente el jueves en la noche en el distrito financiero del centro.

Las autoridades tenían rodeado a un cuarto sospechoso que había hecho amenazas sobre bombas, indicó la policía.

Según informes, en el ataque murieron cuatro agentes de la policía local de Dallas y uno de la agencia Dallas Area Rapid Transit, una agencia de transporte que presta servicio a Dallas y a otras ciudades del norte de Texas.

La organización National Law Enforcement Officers Memorial Fund, que documenta las muertes de agentes, señaló que 72 agentes murieron como resultado de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos y el de ayer le sigue como el momento más funesto para los uniformados en la historia del país.

Al reaccionar a este hecho el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, lo calificó como vicioso, calculado y despreciable porque no hay justificación posible para este ataque.

El fuego de los francotiradores comenzó el jueves por la noche cuando cientos de personas protestaban por la muerte de dos hombres negros baleados por policías esta semana en Baton Rouge, Louisiana, y un suburbio de St. Paul, Minnesota.

Hispanista revivido.