El pelotero cubano pudiera recibir su visado para ingresar a los Estados Unidos tan pronto como este lunes

Héctor Olivera, infielder cubano.
Héctor Olivera, infielder cubano.

Bobby Salamanca Jr

Héctor Olivera está muy cerca de vencer otra barrera en su camino hacia las Grandes Ligas. Su visado para viajar a los Estados Unidos, que le permitiría reunirse con el equipo que lo firmó por $62.5 millones, puede ser aprobado tan pronto como este lunes.

El pelotero cubano dijo a Martí Noticias que el 11 de mayo próximo asistirá a una reunión en la embajada de Estados Unidos en Puerto Principe, Haití, país donde posee residencia legal. La entrevista con los diplomáticos estadounidenses parece ser el último paso que deberá cumplir el jugador de 30 años de edad para obtener su visado.

Olivera y los Dodgers llegaron a un acuerdo por seis temporadas el 24 de marzo pasado, el cual puso en su bolsillo un bono -al firmar- de $28 millones. El segunda base había escapado de Cuba en septiembre del 2014 hacia la República Domincana, donde estableció su campo de entrenamientos para mostrar su talento a los scouts de las Mayores.

Pero en su empeño por llegar a las Mayores, Olivera ha tenido que superar numerosas pruebas.

En las semanas previas a la firma de su contrato con el equipo de Los Angeles,  medios de prensa en los Estados Unidos informaron acerca de una supuesta lesión en su codo izquierdo que obligaría a practicarle una cirugía del tipo Tommy John. Olivera desmintió a Martí Noticias que dicha lesión existiera y dijo que sólo se trataba “de una inflamación [en el codo] por tantos tryouts [demostraciones de talento]”.  Aún así, los Dodgers incluyeron una cláusula en su contrato con el propósito de protegerse en caso de tener que operarse el jugador.

Olivera fue uno de los peloteros más destacados de su época durante su paso por el béisbol cubano. Sin embargo, el segunda base se perdió la contienda 2012-2013 debido a un coágulo muscular en el bíceps de su brazo izquierdo. Igualmente, esa lesión gravitó alrededor de su contratación. Varios equipos le pidieron a Olivera que se sometiera a exámenes médicos especiales. Ninguna de esas pruebas arrojó resultados negativos para él.

A pesar de todo, Olivera superó los inconvenientes. Lo hizo mostrando su talento en repetidas ocasiones, tal vez un poco más de las usuales. Al final los reportes de especialistas le destacaron como un jugador superior al promedio de lo que por estos días vemos en las Grenades Ligas.

Luego de tanta incertidumbre, ahora el pelotero tiene su mirada clavada en el momento en que será presentado por los Dodgers de Los Angeles. Y bien merece los aplausos.

Deja un comentario